Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Patrícia Plaja en la rueda de prensa donde arremete contra una familia por exigir el bilingüismo / EUROPA PRESS

El Govern arremete contra una familia por exigir el bilingüismo en una escuela de Canet de Mar

La portavoz Patrícia Plaja recupera el mantra del "si un solo alumno lo pide" a pesar de que los tribunales obligan a impartir la educación en castellano y catalán

2 min

El Govern arremete contra una familia que ha conseguido que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) aplique el 25% de las clases en castellano en la escuela Turó del Drac de Canet de Mar, en el Maresme. La portavoz del Ejecutivo, Patrícia Plaja, recupera el mantra del “si un solo alumno lo pide” para defender la inmersión lingüística.

La familia está siendo víctima de una campaña de hostigamiento a través de las redes sociales que ya está en manos de la fiscalía por una denuncia de Hablamos Español.

Plaja carga contra la familia

Uno de los autores de estos mensajes de odio es un exprofesor de turismo de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Jaume Fàbrega, que publicó un tuit donde se sumaba a “apedrear la casa” del niño, alumno de P5. “Que se vayan fuera de Cataluña. No queremos supremacistas castellanos que nos odian”, dijo.

Preguntada por el caso, Plaja ha cargado contra esta familia por “obligar a cambiar la lengua al resto”. “Es una vulneración al derecho de la mayoría de familias y alumnos del centro”, cree.

Denuncia de Hablamos Español

Sin embargo, la sentencia del TSJC y la jurisprudencia del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional obliga a que, al menos, el 25% sea en esta lengua porque no reconoce el derecho a impartir la educación en una sola.

En la denuncia, Hablamos Español insta a la fiscalía a actuar contra el autor de este mensaje y contra otros, como el mosso y activista independentista Albert Donaire, quien dijo: “Este niño se tiene que encontrar absolutamente solo en clase. En las horas que se hacen en castellano, los otros niños deberían salir de la clase. Reaccionemos o nos matan la lengua”.