Menú Buscar
Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública, dirige las relaciones con las autonomías / EFE

El Gobierno rebaja la tensión con las autonomías

El Ejecutivo de Pedro Sánchez reduce el enfrentamiento con la retirada de seis recursos que el Partido Popular interpuso ante el Tribunal Constitucional

05.01.2019 09:54 h.
2 min

Desde el pasado junio en que Pedro Sánchez consiguió sacar adelante la moción de censura, uno de los objetivos del Gobierno ha sido el de rebajar el conflicto entre el Ejectivo español y las autonomías, en contraste, con lo que pasaba en el mandato de Mariano Rajoy.

Durante los primeros meses del PSOE en la Moncloa, y con Meritxell Batet a la cabeza del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, se han retirado seis recursos de inconstitucionalidad. Además se han iniciado 22 procedimientos de negociación previos a la impugnación ante el Tribunal Constitucional. Y también, se han acordado 11 resoluciones que se iniciaron en el primer semestre del año.

Recursos de incostitucionalidad

Rebajar el enfrentamiento con las comunidades autónomas fue la primera medida que Batet se propuso al ocupar la cartera de Política Territorial, y según el propio ministerio, comienza a dar ya los primeros resultados positivos gracias al “esfuerzo de concertación y negociación entre el Estado y las comunidades autónomas”.

El Gobierno de Sánchez ha renunciado, de manera total o parcial, seis recursos de inconstitucionalidad que había interpuesto el anterior ejecutivo del PP y que afectan a leyes de ámbito social en Cataluña, el País Vasco y Aragón.

Acuerdo con el 'Govern'

Otro logros del Ejecutivo español ha sido alcanzar diversos acuerdos con los gobiernos autonómicos para modificar o interpretar en línea con la doctrina del Tribunal Constitucional las normas objeto de litigio.

Por lo que respecta a Cataluña, desde que el PSOE está en La Moncloa, se han retirado los recursos sobre las leyes de emergencia habitacional 24/2015 y 4/2016. Este pacto fue firmado el pasado 30 de octubre entre Batet y el entonces consejero de Acción Exterior de la GeneralitatErnest Maragall.