Menú Buscar
Elsa Artadi, consejera de Presidencia de la Generalitat, junto al cartel de la Diada 2018 y al vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa / GENCAT

Govern y Parlament convierten la Diada en un homenaje a los presos y huidos

Los actos institucionales del 11 de septiembre rompen la neutralidad e incluyen una “marcha por la libertad” de los políticos independentistas

03.09.2018 20:10 h.
4 min

La Generalitat de Cataluña y el Parlament quieren hacer de la celebración de la Diada un nuevo acto enfocado a pedir la libertad de los encarcelados y huidos por organizar el referéndum independentista ilegal del 1-O. Entre las actividades que ambas instituciones preparan de manera conjunta para el 11S se incluye una “marcha por la libertad” que recorrerá las calles de Barcelona desde el parque de la Ciutadella (donde se encuentra la cámara autonómica) hasta la plaza Sant Jaume (lugar de la sede el Palau de la Generalitat).

Ambas instituciones vuelven a aprovechar las celebraciones populares en Cataluña --unas fiestas que deberían ser inclusivas y representar a toda la sociedad catalana-- para convertirlas en homenajes y fechas señaladas para el movimiento secesionista.

Simbología contra el 155

Elsa Artadi, la consejera de Presidencia y una de las encargadas de explicar los actos institucionales del 11 de septiembre, ha señalado el simbolismo con el que quieren impregnar a la Diada mediante este recorrido, que tiene como elemento central la llama del Canigó. La entrada de este elemento de la cultura catalana --que originalmente estaba relacionada con el día de San Juan-- representará la entrada de “la luz” a la institución “tras la oscuridad y la parálisis impuesta tras la aplicación del artículo 155", en palabras de Artadi.

La caminata por las calles de Barcelona estará encabezada por Quim Torra y Roger Torrent, presidentes de la Generalitat y del Parlament respectivamente, y su inicio se situará sobre las 20.30 horas del 10 de septiembre. Está previsto que la llama llegue a la Plaza Sant Jaume sobre las 21.45 horas y será entonces cuando el president la entregue a una persona --no se ha especificado a quién-- que la introducirá en la Generalitat.

Acto “sobrecogedor, metafórico y potente”

Tal como han explicado desde el Parlament, el objetivo del acto es recoger la idea de libertad en diferentes formas artísticas que combinen música, danza y proyecciones, con lo que se busca un acto "sobrecogedor, metafórico y potente", ha precisado Artadi, que ha contado con la implicación del exconsejero de Presidencia Jordi Turull, que se encuentra actualmente en prisión.

El espectáculo de la plaza Sant Jaume --una vez hecha la luz en la Generalitat-- estará dirigido por Lluís Danés y contará con las actuaciones de la bailarina y coreógrafa Marta Carrasco, el cantautor Roger Mas, las cantantes Paula Valls y Judit Neddermann, el grupo Obeses, el Cor Jove de l'Orfeó Català, la Giorquestra de Girona y los compositores Marc Timón y Xavi Lloses.

Cartel por la “vuelta a la ilusión”

Artadi también ha explicado la simbología del cartel de la Diada, el cual representa las cuatro barras rojas de la bandera catalana tapadas con cinta aislante oscura, como “metáfora” sobre la “falta de libertad de expresión que se vive en estos momentos en Cataluña”, según ha expresado la Generalitat en un comunicado. Artadi ha destacado que una de las bandas oscuras del cartel se despega por la parte inferior como símbolo de “la ilusión y la determinación”.

Esta Diada “es el momento en el que comenzamos a quitar la cinta adhesiva con la que han querido silenciar las instituciones” catalanas, según Artadi, tras la aplicación del 155. “Cuando comienza a caerse la cinta adhesiva, vuelve la ilusión y la determinación”, ha sentenciado.