Menú Buscar
Imagen de la enorme pancarta que presidió el 17A la plaza de Cataluña de Barcelona / EFE

Cunillera insiste: la pancarta del 17A arriesgó la seguridad y pide más explicaciones a los Mossos

La delegada del Gobierno recuerda que el mensaje antimonárquico cegó tres ventanas y pregunta a la policía catalana cómo aseguró el homenaje a las víctimas

4 min

La delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, le ha enviado una carta al director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Martínez, para preguntarle qué actuaciones realizaron el pasado 17 de agosto para garantizar la seguridad en el acto de homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils.

En la misiva, la dirigente socialista advierte de que la pancarta contra el Rey colocada ese día en un edificio de plaza Cataluña supuso una "grave amenaza de seguridad". Y le pide explicaciones al alto mando de la policía catalana para saber si se comprobó que dicho cartel podía ocultar "mecanismos de agresión".

"Grave amenaza"

Cunillera afirma en su carta que la enorme pancarta cegaba al menos tres ventanas que estaban en la línea de visión del acto. Hecho que, a su juicio, "supuso una grave amenaza para la seguridad de los asistentes, donde estaban las más altas autoridades del Estado y de la comunidad". Entre ellas, los Reyes de España; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra.

La Delegación del Gobierno ya pidió explicaciones a los Mossos d'Esquadra sobre este mismo hecho el pasado 17 de agosto. Y ahora reitera la petición a Martínez para que aclare "si se efectuaron las comprobaciones oportunas, dentro de su ámbito competencial, para asegurar que la pancarta no podía ser utilizada como tapadera de mecanismos de agresión a los concurrentes".

Coordinación con otras policías

Cunillera le recuerda a Martínez que, si bien correspondía a los Mossos la seguridad del acto, "es competencia de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado la protección de las más altas autoridades" presentes ese día en la plaza Cataluña.

La delegada del Gobierno cree que ello comporta que "cualquier elemento potencialmente peligroso para la seguridad del acto requería de la evaluación y decisión pertinente de forma coordinada por parte de los responsables de las fuerzas de seguridad implicadas".

Cruce de cartas en agosto

El pasado 17 de agosto, la Delegación del Gobierno ya pidió información a los Mossos d'Esquadra y al Ayuntamiento de Barcelona sobre la pancarta contra el rey colgada por grupos independentistas. La delegada accidental, Montserrat García, señaló que la pancarta ocupaba "buena parte de la fachada del edificio, impidiendo el control de varias ventanas con vistas directas al acto".

El director de los Mossos respondió en el 22 de agosto que la seguridad estuvo garantizada "en todo momento". Y explicó que se decidió no retirarla al constatar que la instalación "no ponía en peligro, por riesgo de caída inmediata, la seguridad de los bienes ni de las personas". Asimismo, defendió que al establecer un perímetro de seguridad con barreras y presencia policial se garantizó el normal desarrollo del acto. Y que "la zona estaba asegurada, de manera que no había ningún riesgo para la seguridad".