Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cayetana Álvarez de Toledo con el diputado del PPC Daniel Serrano (i) y el presidente de los populares catalanes, Alejandro Fernández, en el Parlament / EFE

La crisis de Álvarez de Toledo y de Roldán convulsiona el centroderecha catalán

PP y Cs buscan fórmulas para visualizar una alternativa al independentismo que evite un trasvase de votos de castigo a Vox en las elecciones catalanas

6 min

El auge y caída de dos referentes del centroderecha catalán abre numerosos interrogantes. ¿Desembarcará Cayetana Álvarez de Toledo a Cataluña? ¿Es mejor Carlos Carrizosa que Lorena Roldán? Y, sobre todo, ¿los cambios allanan el terreno a un Cataluña Suma al estilo navarro y vasco? Lo cierto es que los polémicos ceses de ambas dirigentes ha provocado diferencias internas tanto en el PPC como en Ciudadanos, así como el debate sobre la necesidad de reforzar ese espacio de centroderecha si se quiere evitar una sangría de votos a favor de Vox.

(I-D) El presidente del Partido Popular, Pablo Casado; y la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo / EP
(I-D) El presidente del Partido Popular, Pablo Casado; y la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo / EP

“Si no PP y Ciudadanos no son vistos en Cataluña como una vía para romper la mayoría independentista, el voto de castigo del catalán constitucionalista irá a parar a Vox”, explica un dirigente del PP catalán tras una tormentosa semana política que se ha saldado con el cese de Álvarez de Toledo como portavoz nacional del PP, y la sustitución de Roldán por Carrizosa como presidenciable de Cs en las elecciones catalanas.

¿Regreso de Álvarez de Toledo a Cataluña?

Ser alternativa de gobierno para neutralizar la previsible irrupción de Vox en el Parlament, es uno de los temas que fueron analizados en una reciente reunión del comité de dirección del PPC. Ello implica tomas decisiones respecto a esa lista conjunta que Cs insiste en formar con los populares en Cataluña. Éstos analizan ahora las ventajas de esa coalición pues, ante la debacle de la formación naranja, tanto en las generales como previsiblemente en las autonómicas --según las encuestas de intención de voto--, todo apunta a una recuperación del PP catalán. ¿Con o sin Álvarez de Toledo en su candidatura?

Los rumores sobre el desembarco en Cataluña de la política independiente, azote del nacionalismo catalán, se han desatado. “Hay que esperar a su vuelta de vacaciones y ver qué decide hacer. Parece que no lo tiene claro”, explican desde la dirección de los populares. Públicamente, el presidente del PPC, Alejandro Fernández, ha elogiado la figura de Álvarez de Toledo, mientras que el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, criticó duramente a la exportavoz por airear sus diferencias con Pablo Casado.

Inés Arrimadas, Lorena Roldan y Carlos Carrizosa en un acto de Ciudadanos / EFE
Inés Arrimadas, Lorena Roldan y Carlos Carrizosa en un acto de Ciudadanos / EFE

De Toledo comparte con Carrizosa una dureza discursiva bien vista por algunos sectores de sus respectivos partidos ante el persistente desafío de los independentistas. Y esa complicidad plantea otro interrogante. ¿Deben PP y Cs apostar por un discurso contundente o, por el contrario, marcar perfil centrista y moderado? En las autonómicas de 2017, con Inés Arrimadas como candidata, Ciudadanos arañó votos "catalanistas" de un sector social y empresarial huérfano de la antigua CDC. Y las urnas se lo reconocieron, pero por motivos nunca aclarados, Cs regresó al tono bronco, a los "cartelitos" en el Parlament y dilapidó ese capital electoral. Ahora es el nuevo catalanismo, el proceso de refundación --PNC, Units, Lliga, Lliures, Convergents...-- lo que quieren hacerse con ese espectro ideológico.

En los últimos meses, la formación liderada por Arrimadas había adoptado un tono más conciliador y dialogante. No le quedaba otra, tras el desastre electoral del 10N --de 57 escaños pasó a 10-- si quería obtener cuota mediática. Y eso vino propiciado por una “aproximación” con Pedro Sánchez durante el estado de alarma por el Covid-19. Roldán se sumó a ese nuevo estilo.

Cs se la juega en las elecciones catalanas

Pero la formación liberal sabe que juega mucho en las elecciones catalanas, que ganó en 2017 con 37 diputados aunque no pudo gobernar debido a la alianza independentista. Los sondeos de intención de voto no son muy halagüeños para Cs, otro de los motivos de la sustitución de Roldán. Los propios votantes de la formación naranja valoraban mejor al popular Alejandro Fernández que a Roldán, según el barómetro del CEO sobre el debate de política general publicado en octubre del año pasado. Más recientemente, fue el primer secretario, Miquel Iceta, quien superaba en preferencias a la excandidata de Cs en esas encuestas.

Carrizosa asume ahora el reto de parar un nuevo golpetazo en las urnas y, para ello, Cs busca apoyarse en el PPC. A los populares catalanes, el relevo de Roldán por Carrizosa les resulta indiferente a la hora de tomar decisiones sobre ese posible acuerdo, del que los socialistas se desmarcan claramente. Mucho más impacto, como es lógico, ha provocado esa destitución de la candidata naranja, que había sido elegida en primarias, en diferentes sectores de la militancia de Cs. La posibilidad de una candidatura constitucionalista encabezada por Alejandro Fernández es algo que muchos concejales de Ciudadanos no están dispuestos a admitir.