Menú Buscar
El consejero catalán de Salud, Toni Comín, en una comparecencia pública anterior / CG

Comín 'sedujo' a los ambulatorios con la nómina antes de intervenirlos para el 1-O

El consejero pagó el sueldo de septiembre pese a la intervención estatal y después tomó el control de los centros

4 min

El consejero catalán de Salud, Toni Comín, sedujo a ambulatorios con la nómina antes de intervenirlos para el referéndum secesionista del 1 de octubre. El republicano abonó el sueldo de septiembre pese a que las finanzas de la Generalitat están intervenidas. Después, tomó el control de 29 entes públicos.

Según han explicado fuentes sindicales, el Departamento de Salud empezó a abonar la paga del mes en curso a partir del pasado viernes, 22 de septiembre. Lo hizo pese a que las finanzas de la Generalitat están bajo la tutela del Ministerio de Hacienda.

"No es habitual. Normalmente se paga más tarde. En algunos centros, como en el Parc Taulí de Sabadell, se abonará incluso parte de la paga extra de 2012: un 15%", han indicado.

"Cada mes cobramos entre el 31 y el 1. Ayer miércoles —27 de septiembre— ya se nos había pagado", ha confirmado otro empleado de un consorcio participado por la Generalitat.

Exigencia de los trabajadores

La intervención de 29 consorcios y entidades públicas de prestación sanitaria se explicó ayer desde el departamento que dirige Comín con el argumento de "dar máxima seguridad jurídica" a los trabajadores.

Lo que soslayó Salud es que el movimiento había sido exigido por el propio personal ajeno al Instituto Catalán de Salud (ICS).

"En la última Mesa General de Función Pública se pidió al Govern que ningún sanitario catalán incurriera en delito penal por hacer su trabajo el domingo 1 de octubre. Cabe recordar que hasta 80 ambulatorios serán centros de votación del referéndum", ha subrayado una portavoz de CCOO.

"La decisión de ayer carga en espaldas políticas cualquier consecuencia derivada de la operativa de los centros ese día", ha agregado.

"Ayuda a aumentar la participación"

Otros portavoces sindicales han valorado que la intervención de Salud "se enmarca en el contexto de enfrentamiento en el que se ha instalado la Generalitat y la voluntad de darle contenido al referéndum".

En este marco, la Consejería ha buscado "cortar de raíz cualquier sanción al personal y aumentar la participación".

En los últimos días, algunas entidades como la Corporación de Salud del Maresme i la Selva habían advertido a su personal que si querían votar el 1 de octubre tenían que hacerlo perdiendo horas de trabajo. La instrucción difería de la dada a la plantilla del Instituto Catalán de Salud (ICS), que sí gozará del derecho a las cuatro horas para depositar su papeleta si la consulta se celebra.

Con la toma de control de los 29 consorcios y entes públicos, el departamento de Comín deja en nada las posibles sanciones y, de paso, abre la puerta a una mayor participación en la cita electoral.

Destacadas en Política