Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de Ada Colau (c), con las concejales Rosa Alarcón (i) y Janet Sanz (d) / AJBCN

El PP prevé un "colapso de la movilidad" por la guerra al coche de Colau

Los populares tildan de "ideológicos" el corte de calle de Via Laietana y el macrocarril bici de Aragón, que arrancarán en octubre

3 min

El PP de Barcelona ha alertado hoy jueves, 2 de julio, de un posible "colapso de la movilidad" en la ciudad si entran en vigor las medidas contra el automóvil y las motos anunciadas por la alcaldesa Ada Colau para octubre. Los populares han tildado de "ideológicos" los cortes de calles de arterias tan importantes como la Vía Laietana o los proyectos de macrocarril bici en, por ejemplo, la calle Aragón.

Lo ha verbalizado Óscar Ramirez, portavoz de la formación en el segundo mayor consistorio de España. El electo ha señalado que "construir carriles bici sin control o cortar calles es una medida ideológica de la alcaldesa Ada Colau que acabará colapsando la movilidad de Barcelona cuando la ciudad recupere su normalidad".

"No piensan en las consecuencias"

Según Ramírez, el equipo de la primera edil estaría implementando medidas cuyo fin es "perseguir al vehículo privado sin pensar en las consecuencias reales de reducir el tráfico". Lo estaría haciendo el gobierno municipal de BComú y PSC "sin mejorar la oferta de transporte público".

Bajo el punto de vista del concejal popular, "la prioridad debería centrarse en finalizar la Línea 9 del Metro o poner en marcha autobuses de alta capacidad como la línea D30 en la avenida Diagonal”.  Por contra, lo que estaría haciendo el Ejecutivo local es reducir "de forma drástica e indiscriminada carriles para coche y moto", lo que redundará en un "colapso del Eixample". "El gobierno municipal estrangula el tráfico y al comercio", ha apostillado el edil.

Oposición de comerciantes

El PP suma así su postura a la de los comerciantes. Asociaciones de botiguers ya han mostrado su rechazo a los cortes de calles en fin de semana en lugares como la Via Laietana, donde hubo incluso una manifestación en contra, y la calle Aragón. Argumentan que las interrupciones de tráfico rodado provocan caídas de facturación en sus establecimientos.

Asimismo, los empresarios discrepan también de la nueva política de movilidad impulsada por el bipartito sociocomún. Lo dejó claro Foment del Treball, que auguró el "fracaso" de las iniciativas contra el automóvil. En paralelo, el lobby Barcelona Global ya ha anunciado que publicará un documento con propuestas realizadas por expertos, lo que supone una enmienda a la totalidad a la guerra al coche que libra el consistorio.