Menú Buscar
Imagen de una promoción de vivienda social en Barcelona / CG

Colau anuncia expropiaciones exprés de pisos vacíos

El Ayuntamiento de Barcelona dará 30 días a los "grandes tenedores" para poner las viviendas en alquiler o les arrebatará el activo por un 50% de su valor

5 min

El gobierno municipal de Barcelona, que comanda Ada Colau, ha amenazado hoy lunes, 13 de julio, a los propietarios de pisos vacíos para que los pongan en el mercado o les expropiará sus activos mediante un procedimiento exprés. El Ayuntamiento de Barcelona ha iniciado un envío masivos de requerimientos a los dueños de viviendas sin uso para que los "gestionen" o la administración local comenzará un expediente de expropiación por el 50% del valor del inmueble. Un procedimiento que arrancará en un máximo de 30 días.

Lo ha anunciado la concejal de Vivienda y Rehabilitación, Lucía Martín, que ha precisado que el gobierno municipal ha enviado ya 194 requerimientos previos a 14 "grandes tenedores" de activos inmobiliarios en Barcelona. ¿A quién ha amenazado el ejecutivo local? Hasta 100 avisos han llegado a la Sareb; otros 30, a Budmac Investments SLU --un vehículo de Blackstone--; 20 al BBVA y otros 15 a una gestora. Seguirán más cartas, hasta unas 1.000, que coinciden con los apartamentos vacíos inscritos en el registro de la Generalitat de Cataluña.

Expedientes de expropiación

En función de las respuestas que den los propietarios, el Ayuntamiento de Barcelona iniciará un proceso de expropiación. Hay otras alternativas: multas de hasta 900.000 euros por tener viviendas vacías. No obstante, el equipo de Colau podría adoptar ambas medidas: expropiar y multar a la vez. Para librarse del doble zarpazo municipal, los dueños tendrán que demostrar que han puesto el activo en el mercado del alquiler, aportando contratos de arrendamiento o pasos previos a un acuerdo. "No nos podemos permitir tener pisos vacíos en la ciudad en estas circunstancias [de crisis económica]", ha subrayado Martín.

Todo ello no es novedoso, pues el decreto autonómico 17/2019 ya preveía expropiaciones a "grandes tenedores". Lo noticiable es la rapidez: el ayuntamiento se acoge a la normativa de la Generalitat y la acelera, dando solo 30 días a los propietarios para responder si su piso está alquilado o si prevén que lo esté. Si la respuesta es negativa o vaga, se activará la expropiación. ¿Cuánto tiempo durará? "Trataremos de que el proceso no dure más de seis meses", ha señalado la edil. Hay más. el ayuntamiento no solo iniciará la transferencia coactiva del uso de la vivienda, sino también del dominio. "Nuestra intención no es expropiar, sino que los grandes tenedores pongan pisos al mercado de alquiler. Si no lo hacen, no habrá más remedio que expropiar el uso y la propiedad", ha amenazado la electa.

Mil pisos en la diana

La concejal de Vivienda y Rehabilitación ha destacado que el proceso de expropiación, que ya estaba previsto en la normativa regional pero que apenas se ha utilizado, "se agiliza mucho", ya que un simple requerimiento que no genere respuestas que satisfagan las exigencias del consistorio podrá activar la toma forzosa del activo. "Los plazos para quedarse con el uso y la propiedad se acortan mucho", ha presumido Martín. Pero, ¿a qué precio se quedará el ayuntamiento las unidades vacías? "Al 50% de su valor, siempre con la vista puesta a ampliar el parque de alquiler de la ciudad", ha agregado la misma electa.

Globalmente, el equipo de Ada Colau en Barcelona ha puesto el ojo sobre 1.000 viviendas vacías inscritas en el registro público de la Generalitat. De éstas, a 194 ya se les ha enviado el requerimiento, por lo que los 30 días ya han empezado a contar. No solo la Sareb, BBVA y Budmac son las víctimas. El ayuntamiento otea a unas 800 viviendas más que, según el listado público de la administración autonómica, estarían sin uso. Todos ellos se podrían incorporar a un programa coercitivo que dirige la Unidad Antiacoso y de Disciplina de la Vivienda, área municipal que anteriormente ya ha cargado contra el sector privado con, por ejemplo, multas a Azora por tener activos fuera del mercado.