Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Elies Campo, el ingeniero coautor del informe que dio origen al Catalangate / CG

El 'cerebro' del Catalangate visitó a Puigdemont en Bélgica

Elies Campo, coautor del reportaje en 'The New Yorker' sobre el presunto espionaje a independentistas, departió con el 'expresident' huido en varias ocasiones

3 min

El ingeniero catalán en el centro de la polémica sobre presunto espionaje a independentistas con el programa informático Pegasus viajó en diversas ocasiones a Bruselas (Bélgica) para visitar al expresident huido de la justicia, Carles Puigdemont

Elies Campo departió con el prófugo varias veces para, entre otros motivos, presentarle proyectos digitales, como una web de votación de cara aun eventual referéndum secesionista, según ha avanzado El Mundo

Votaciones electrónicas y moneda digital

En efecto, Campo presentó a Puigdemont avances sobre software de votos digitales y de una moneda virtual, según figura en la documentación de la Guardia Civil, que trabaja para la Audiencia Nacional y un juzgado de Barcelona en investigaciones abiertas en ambas salas. 

Concretamente, en las pesquisas sobre Tsunami Democràtic del tribunal especial, el instituto armado anotó "viajes frecuentes" de Campo a la capital europea para vender el proyecto Vocdoni de votación digital. Los desplazamientos comenzaron en 2019. 

Coautor y presunta víctima

Campo es coautor del informe de The Citizen Lab sobre presunto espionaje a 63 personalidades del movimiento independentista. El ingeniero es autor y supuesto afectado, pues el nombre de sus padres figura entre las personas cuyos móviles habrían sido intervenidos. 

Antes, el directivo fue uno de los primeros españoles en Silicon Valley, la región de California (Estados Unidos) que concentra a un gran número de empresas tecnológicas. 

Otros 150 investigados

El independentismo redobla su ofensiva con las denuncias de presunto espionaje. The Citizen Lab está analizando ahora la infección de los teléfonos de otras 150 personas en "un segundo nivel de relevancia", ha avanzado El Confidencial

Se trata de la segunda fase del estudio que compartió con The New Yorker y que elaboró con "organizaciones de la sociedad civil" nacionalista. En este segundo escalón de presuntos espiados se encontrarían periodistas, cooperadores y asesores de políticos y líderes secesionistas; o sea, personas con los que originariamente investigados habrían mantenido contactos.