Menú Buscar
Maurici Lucena y Pere Navarro, dos de los catalanes dentro del equipo de Pedro Sánchez

Los catalanes del Gobierno de Pedro Sánchez

Además de los ministros Josep Borrell y Meritxell Batet, numerosos militantes del PSC ocupan altos cargos en la nueva Administración

28.07.2018 00:00 h.
4 min

Meritxell Batet, ministra de Administración Territorial y Función Pública, y Josep Borrell, ministro de Exteriores, son las dos caras visibles del socialismo catalán en el Gobierno de Pedro Sánchez. Sin embargo, no son los únicos catalanes que ocupan cargos de responsabilidad en el nuevo Ejecutivo. Los hay también en puestos de relevancia en diferentes ministerios y en empresas públicas.

Eduard Roig, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona, es el jefe de gabinete de la ministra Batet que también tiene en su equipo a Eli Guardino, directora de comunicación, y a Nacho Corredor en el círculo más cercano a la responsable de las negociaciones con el Gobierno de la Generalitat.

Grandes empresas públicas

En las empresas públicas, tres catalanes dirigen Renfe, AENA y el IDAE. Al frente de Renfe, el nuevo presidente es Isaías -Pancho- Tàboas, un hombre acostumbrado a la gestión. Fue jefe de gabinete de José Montilla en el Ministerio de Industria, secretario general de su Govern, y secretario de Estado de Infraestructuras en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero.

Maurici Lucena, que fue el director general más joven en el primer Gobierno de Rodríguez Zapatero dirigiendo el CDTI y portavoz del PSC en el Parlament, es el nuevo presidente de AENA. Y Joan Herrera, el antiguo líder de los ecosocialistas catalanes, ha sido nombrado director general del Instituto de Diversificación y Ahorro Energético, en el nuevo Ministerio de Cambio Climático.

Pere Navarro al cuadrado

Dos Peres Navarros también tienen responsabilidades en el Ejecutivo. Uno como director general de Tráfico, cargo que ya había desempeñado en los gobiernos de Zapatero. El otro, que fue primer secretario del PSC, es el nuevo delegado del Consorcio de la Zona Franca de Barcelona.

Teresa Cunillera, la exvicepresidenta del Congreso, que pretendía retirarse de la vida política activa, es la nueva delegada del Gobierno de la Generalitat en Cataluña y se ha convertido en una pieza clave en la política del ejecutivo con respecto al gobierno de Quim Torra.

También en presidencia

En la Moncloa también hay algunos socialistas catalanes. El exdiputado Germán Rodríguez, mano derecha de Carme Chacón durante años, forma parte del equipo de la vicepresidenta Carmen Calvo, y David Lizoain está en el equipo de Iván Redondo, el director de gabinete de Pedro Sánchez. En este mismo departamento también se encuentra Victorio Redondo, director de Asuntos Internacionales.

En el Ministerio de Sanidad, y al frente de la secretaria de Estado de Servicios Sociales, se ha situado a María Pilar Díaz, la que fuera directora del Observatorio de la Discapacidad Física y Orgánica y presidenta de la Federación de Entidades de Personas con Discapacidad Francesc Layret COCEMFE Barcelona. Además, su jefe de gabinete es Toni Serratosa, otro socialista catalán que ha pasado por el Ayutamiento de Castelldefels y cuya trayectoria política se inició a principios de los años 80 en la entonces Corporación Metropolitana de Barcelona, precursora del actual AMB.

La secretaría general de Industria está dirigida por el exdirector de Promoció Econòmica, Raúl Blanco, que formó parte del equipo de José Montilla en la presidencia de la Generalitat.