Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Las casas de la calle Encarnació de Gracia, que expropiará el Ayuntamiento de BArcelona por 8,6 millones / TWITTER

Eloi Badia gastará nueve millones en expropiar tres casas de Gràcia

El concejal de BComú tira de chequera pública para arreglar la 'chapuza' de las villas de la calle Encarnació

3 min

8,6 millones. Esto es lo que costará a Barcelona la compra de las casitas de la calle Encarnació de Gràcia. El ayuntamiento ha iniciado el proceso de adquisición de tres villas en este distrito, después de aprobar un plan urbanístico para construir pisos de lujo, y abortarlo con una añagaza: la protección exprés de una encina situada en el jardín. 

La cantidad que gastará el ayuntamiento, y el inicio del proceso de compra, lo aprobó la última comisión de gobierno, celebrada el 17 de diciembre. En esta sesión, el consistorio resolvió destinar 7,26 millones de euros a la compra de los números 13, 15 y 17 de la calle Encarnació de Gràcia a Encarnacio Invest SL. A esta cifra hay que sumarle los 1,4 millones que tendrá que destinar el gobierno local en concepto de indemnización por lucro cesante a la promotora.

Las casas de la calle Encarnació de Gràcia

Abortó el plan urbanístico

En efecto, la constructora proyectó derribar los tres inmuebles para elevar 28 pisos de alto nivel en Gràcia con 42 plazas de párking. La firma inmobiliaria es propiedad de la familia Campalans. Entró el comunicado de tala de un árbol y derribo y construcción de las casitas. Los tres fueron aprobados por el distrito. No obstante, las obras generaron cierto descontento en el barrio, y un grupo de vecinos pidió detener la actuación. 

Dicho y hecho. Eloi Badia, concejal del distrito, halló una artimaña legal para revertir el paquete de licencias de obra: proteger una encina centenaria por la vía exprés. Ello ocurrió en marzo de 2019. El árbol, catalogado por la vía rápida en el pleno municipal, evitó el derribo de las tres villas que lo rodean. 

Badia tira de chequera pública

Hubo más. A renglón seguido, Badia anunció la expropiación de los edificios para poner sordina al descontento vecinal en su distrito. Se defendió alegando que se reformarían como "viviendas dotacionales". Anunció también que reservaba poco más de siete millones de euros para expropiar las tres casas de la calle Encarnació. Finalmente, el bipartito sociocomún ha optado por la compra por un montante superior: 8,66 millones, siempre y cuando el propietario no acuda a la vía judicial y reclame una cantidad aún mayor. 

De hecho, el dueño de las propiedades se quejó en 2019 de que el ayuntamiento le expropiara unas villas que, legítimamente, él había ganado el derecho a derribar. En conversación con Tot Barcelona, Jordi Campalans alertó del abuso, que tildó de "salvajada". 

Destacadas en Política