Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Isabel Peralta, líder de Bastión Frontal, y los miembros en Cataluña el pasado domingo / CG

Los ultras de la falangista Isabel Peralta desembarcan en Cataluña

Bastión Frontal nace en la autonomía tras la detención de su líder por un escrache a Pablo Iglesias; aseguran que la autonomía es "una nación" y quieren una "revolución"

6 min

Los ultras de la falangista Isabel Peralta desembarcan en Cataluña. Bastión Frontal, la organización de la conocida joven antisemita, ha llegado a la comunidad como una nueva apuesta política a la derecha de Vox. La formación asegura defender el enclave como "nación" y tener cerca de 200 fieles, aunque un experto alerta de que se trata de "neofascismo". 

Lo han explicado fuentes policiales a este medio, que han precisado que Bastión Frontal llegó a la Ciudad Condal el domingo 24 de abril, con una comida de hermandad celebrada en la capital catalana. El mismo día, los seguidores colgaron pasquines en diversos puntos de la segunda mayor ciudad española en los que apuestan por la Revolución Nacional

En catalán y la región como "nación"

Según el material colgado por los jóvenes, y un dosier al que ha accedido este medio, el grupo sostiene que busca acometer el "cambio social que España tiene pendiente". Dicha revolución pasaría por recuperar el "pasado glorioso" del país, consiguiendo que la nación "se mire a sí misma". 

bastion frontal cataluna
Primera campaña de Bastión Frontal en Barcelona / CG

Ello quieren lograrlo los extremistas de Bastión Frontal por medio de bastiones autonómicos que operan con una suerte de autonomía cuasi total. El de Cataluña se presentó este domingo con información en catalán y con el mensaje fuerza de que el territorio constituye una "nación dentro de España"

Polémica Peralta

Estas son las credenciales oficiales de esta organización de nuevo cuño en la política catalana, pero hay otros mimbres. El más conocido es la figura de Isabel Peralta, una falangista que saltó al debate público por un discurso antisemita en octubre de 2021. Ahora, la joven se enfrenta a una denuncia de la Fiscalía de Madrid por presunto discurso de odio durante un speech ante la Embajada de Marruecos en mayo de 2021. 

En paralelo a ello, su pareja, también líder de Bastión Frontal, fue detenido en enero por propinar presuntamente una paliza a un compañero de propuesta política. Este medio desveló que el asunto estaba vinculado con el fútbol. El hombre es conocido por participar en un escrache al exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias cuando este participaba en un acto de campaña en Coslada (Madrid) de las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid en marzo de 2021. Iglesias acudía al municipio en calidad de candidato a presidente regional. 

Xavier Torrens: "Es el neofascismo"

Por su parte, el profesor de Ciencia Política de la Universidad de Barcelona (UB) y codirector del Máster en Políticas de Seguridad Global: Extremismos y Violencia, Xavier Torrens, ha indicado a este medio que Bastión Frontal "es un grupo que enarbola la ideología fascista clásica, aunque lo haga adaptada al mundo del siglo XXI, que se canaliza en las redes sociales".

pablo iglesias coslada
El escrache a Pablo Iglesias en Coslada (Madrid) / Cedida

Según el experto, "no es un grupo que intente esconder o disfrazar su discurso de odio, sino que lo presenta de forma descarnada". Pone como ejemplo a la propia Isabel Peralta, de la que recuerda que "ha dicho públicamente que 'El enemigo siempre va a ser el mismo aunque con distintas caras: el judío' y 'el judío es el culpable'". 

"Riesgo alto de violencia hacia minorías"

Bajo el punto de vista del investigador, "la extrema derecha tradicional o neofascismo es testimonial, pero no por ello supone una amenaza menor, pues las organizaciones neonazis tarde o temprano cometen actos violentos". A colación de ello, Torrens considera que "el riesgo de Bastión Frontal es atraer a unas decenas de adolescentes que se sientan atraídos por su discurso de odio bajo el liderazgo de su líder, bastante mediática, Isabel Peralta". 

Ello es, cree el docente, peligroso, pues "hay un riesgo alto de actos con violencia o, cuando menos, la organización de actos donde se propague el discurso de odio hacia minorías culturales, sean el pueblo gitano, la comunidad árabe y musulmana, la comunidad judía y otras minorías de personas con diferentes orígenes nacionales y diversidad cultural".