Menú Buscar
Carles Puigdemont (c), con el director de la Casa de la Generalitat en Perpiñán, Josep Puigbert (d), y el ya ex alcalde de esta localidad francesa, Jean Marc Pujol / TWITTER

Barra libre para la ‘embajada’ de Perpiñán, santuario independentista

La Generalitat aprueba la desconcentración de competencias en contratos y recursos humanos de esta delegación, clave en el mitin de Puigdemont y en el punto de mira del Tribunal de Cuentas

5 min

Barra libre a ejercer el pancatalanismo en el sur de Francia. Sin ataduras. Gestión completamente descentralizada y, por tanto, con menos control de los recursos públicos.

Así lo ha decretado el Gobierno catalán. Y así actuará a partir de ahora la Casa de la Generalitat de Cataluña en Perpiñán, santuario independentista situado en la llamada Catalunya Nord. Y también del coronavirus en la región de Occitania, tal como informaba recientemente la prensa francesa. Fue esta la ciudad elegida por el fugado Carles Puigdemont para celebrar un mitin el 29 de febrero, cuando en esa localidad gala todavía no se había registrado ningún caso positivo, sólo sospechosos. Posteriormente se dispararían los afectados, por lo que Perpiñán se convirtió el 21 de marzo en la primera ciudad francesa en decretar el toque de queda, una medida que después se haría extensiva a otras localidades de dicho país.

Decreto de Quim Torra

El pasado día 2, el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) publicaba el decreto 49/2020 de desconcentración de competencias en materia de contratación administrativa y de recursos humanos en la Casa de la Generalitat en Perpiñán, firmado por el presidente Quim Torra.

“Con el objetivo de conseguir una mayor eficacia y eficiencia en el ejercicio de las funciones asignadas a la Casa de la Generalitat en Perpiñán, y en la gestión que dicho ejercicio conlleva, se opta por la técnica de la desconcentración de competencias en materia de contratos administrativos y de recursos humanos, que se concreta en los contratos menores y contratación de personal en destino”, explica el decreto.

La Casa de la Generalitat en Perpiñán, creada en 2003, tiene como finalidad “promover la cooperación entre los catalanes del norte y los del sur en todos los ámbitos de la vida social y económica, articulando sus actuaciones en tres grandes ejes: apoyo a los proyectos transfronterizos de proximidad, difusión de la lengua y de la cultura catalanas y promoción económica”. Su responsable es Josep Puigbert i Punset, muy activo en las redes sociales en general y contra el Gobierno español en particular.

Carles Puigdemont en el acto celebrado en Perpiñán / CONSELL PER LA REPÚBLICA
Carles Puigdemont, en el acto celebrado en Perpiñán / CONSELL PER LA REPÚBLICA

Cabe recordar que en Francia ya existe una delegación del Govern en París y que la Casa Perpiñán es una de las entidades que aparece en el Informe del Tribunal de Cuentas sobre la Acción Exterior de la Comunidad Autónoma de Cataluña 2011-2017. En el mismo, junto a las delegaciones en el exterior, se mencionan las irregularidades en la contratación así como la falta de transparencia y rendición de cuentas. Sl igual que el resto de delegados en el Exterior, el director de esta Casa nunca ha comparecido en el Parlament para dar explicaciones sobre su actividad. 

Opacidad de las actividades

Por todo ello, la diputada de Ciudadanos, Susana Beltrán, ha registrado preguntas en el Parlament con la finalidad de conocer cuál es el motivo por el que se decide en estos momentos desconcentrar competencias, y por tanto, dificultar el control de los recursos públicos de un organismo del que se desconoce la actividad real que desarrolla en pleno estado de alarma.

Beltrán también quiere saber si esa desconcentración de competencias permitirá conseguir una mayor eficacia y eficiencia en el ejercicio de las funciones asignadas --proyectos de cooperación transfronteriza, difusión de la lengua y de la cultura catalanas y la promoción económica--, cuando “no sabemos, siquiera, qué hacen y en qué se diferencia con la Delegación del Govern en Francia”