Menú Buscar
Josep Bargalló, conseller de Educación / EP

Bargalló se enreda con la sexta hora en los colegios

La consejería de Educación quiere eliminar ese modelo educativo en la escuela pública Pit Roig, hecho que los padres califican de "desahucio pedagógico", aunque prometió revetir los recortes

4 min

El consejero de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló, se comprometió a recuperar la sexta hora en la escuela pública catalana. El objetivo era revertir la situación creada en su día por la extitular del departamento, Irene Rigau, quien introdujo la jornada intensiva para recortar gasto y contentar así a los sindicatos de profesores. Pero con este tijererazo del Gobierno de Artur Mas también se eliminaban las becas-comedor, acentuando así las desigualdades entre el alumnado. Las escuelas concertadas sí mantienen esa sexta hora.

Alumnos de la escuela Pit-Roig de Barcelona / TWITTER
Alumnos de la escuela Pit-Roig de Barcelona / TWITTER

Sin embargo, por motivos incomprensibles para los padres de la Escola Pit Roig, el Consorcio de Educación de Barcelona --del que forman parte la Generalitat y el ayuntamiento de la ciudad-- ha decidido eliminar la sexta hora en este centro publico, situado en la calle Aguilar y que aplica este modelo desde hace unos diez años. “Un modelo de éxito basado en la implicación de las familias y que Bargalló prometió recuperar gracias al aumento de los presupuestos de 2020”, explica a Crónica Global Pep Roig, padre de una alumna de quinto curso. Un total de 225 alumnos cursan sus estudios en este centro.

Agravio comparativo

Roig explica que la inspectora del Consorcio les comunicó que no era posible mantener esa sexta hora porque suponía un agravio comparativo con otras escuelas de la zona, donde los padres no disponen de recursos para aplicar ese modelo. “Pero se quedó sorprendida que los padres solo pagamos 180 euros, una cuota igual o inferior al de otras AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos) con la que sufragamos el servicio de comedor, las colonias, el material escolar, las salidas de todo el año, algunos extras y los cuatro especialistas contratados, avalados por el claustro”, afirma.

¿Cuál es el secreto? “Los padres lo gestionamos todo, tenemos cocina propia en lugar de contratar empresas que exijan un margen de beneficios”.

Padres trabajadores del Guinardó

¿Una escuela elitista? “Para nada, no es una escuela de clase alta. El 50% de los alumnos viven en el barrio del Guinardó y sus padres son trabajadores. Muchos son del Carmel y solo un 30% viene de la Font d’en Fargues (barrio residencial)”, afirma Pep Roig, quien precisa que “nosotros no queremos que se retire la sexta hora en la escuela concertada, queremos que la Consejería asuma los gastos en la pública”.

Por eso, los padres de la escuela Pit Roig han convocado una serie de movilizaciones --ayer se manifestaron en el cruce del paseo Maragall con avenida Mare de Déu de Montserrat-- para defender su modelo y frenar lo que califican de “desahucio pedagógico” pues, entre otras medidas, el Consorcio pretende eliminar el refuerzo de la Técnica de Educació Infantil, dejando a un solo maestro la responsabilidad de la clase de niños pequeños en el tramo de P3 a P5.