Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pere Aragonès anuncia la reunión de la mesa de diálogo en las próximas semanas a las puertas del ayuntamiento de Granollers/ EUROPA PRESS

Aragonès confirma que “la mesa de diálogo se reunirá en las próximas semanas”

El objetivo para el Govern es “encontrar una solución democrática que permita a los catalanes decidir su futuro político con absoluta libertad”

2 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha asegurado que la mesa de diálogo entre el Govern y el Ejecutivo de Pedro Sánchez se reunirá "en las próximas semanas".

Lo ha confirmado este sábado durante una visita al Ayuntamiento de Granollers (Barcelona) después de que Patricia Plaja, la portavoz del Govern, anunciara que la mesa se reuniría a principios de año, aunque sin concretar una fecha.

“Decidir el futuro con libertad”

"No hay tiempo que perder en la búsqueda de soluciones políticas al conflicto entre Cataluña y el Estado. No hay tiempo que perder para encontrar una solución democrática que permita a los catalanes decidir su futuro político con absoluta libertad", ha defendido Aragonès.

No obstante, el president ha incidido en que, al margen de la confianza necesaria durante el proceso de diálogo entre ambos ejecutivos, las negociaciones deben ir “acompañadas de concreciones en el calendario”. En este sentido, Aragonès ha asegurado que su Ejecutivo mantiene conversaciones con el de Sánchez para asegurar que así sea.

Alianza con la CUP

Sobre la confianza depositada en la CUP después de que los antisistema presentaran una enmienda a la totalidad de los presupuestos, Pere Aragonès ha manifestado que el ha perdido el sentido. 

No obstante ha aclarado que su voluntad pasa por construir una alianza con el partido liderado por Dolors Sabater para alcanzar acuerdos en clave social en el Parlament. 

La de Garzón, "una polémica artificial"

En relación a la polémica que envuelve al ministro de Consumo, Alberto Garzón, por sus declaraciones a The Guardian sobre las macrogranjas españolas para la producción de carne, el president le ha restado importancia. 

“Es una nueva polémica artificial en la que se quieren sacar declaraciones de contexto por parte de la derecha española", ha sentenciado.