Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos personas intentando conciliar el sueño / PEXELS

Los problemas de sueño, una oportunidad para startups e inversores

Casi la mitad de la población adulta tiene problemas de sueño y distintas empresas desarrollan aplicaciones y técnicas específicas

9 min

Despertarse cansado sin saber por qué, quedarse hasta las tantas viendo series en el móvil por falta de sueño, levantarse de madrugada por culpa de un molesto cosquilleo en las piernas... Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), entre un 20% y 48% de la población adulta española sufre dificultad para iniciar o mantener el sueño, y más de un 30% de la población se despierta con la sensación de no haber tenido un sueño reparador o finaliza el día muy cansado. Pero a pesar de estas cifras, la SEN estima que más de dos tercios de las personas que padecen problemas de sueño no buscan ayuda profesional, agravando una situación que amenaza con convertirse en una amenaza global para la salud y el bienestar de las personas, pero también en una fuente de oportunidades e innovación para startups de todo el mundo.

“El sueño es el aspecto más importante, pero también el menos comprendido, en el día a día de una persona, ya que afecta nuestra salud, felicidad y productividad”, comentaba el mes pasado Pat Connolly, cofundador y socio director de Supermoon Capital, la primera empresa de capital riesgo en crear un fondo especializado en el sector del sueño.

Una persona que sufre insomnio / PEXELS
Una persona que sufre insomnio / PEXELS

Con base en San Francisco, EEUU, Supermoon Capital ha confirmado que invertirá 36 millones de dólares en startups emergentes de todo el mundo que trabajen en innovaciones científicas para ayudar a detectar y mejorar las alteraciones del sueño, un problema que amenaza la salud y la calidad de vida de hasta el 45% de la población mundial, sin diferencia de edad, según la Sociedad Mundial del Sueño. 

Un mercado multimillonario

Según la SEN, los trastornos más habituales de sueño entre la población española son el insomnio, el síndrome de las piernas inquietas, el síndrome de apneas-hipopneas del sueño, la narcolepsia, la hipersomnia idiopática, el trastorno de conducta durante el sueño REM, parasomnias NREM o trastornos del ritmo circadiano. Algunos de estos trastornos son muy prevalentes, y más de un 10% de la población (cuatro millones de personas) los sufre de forma crónica y grave.

Los esfuerzos por sensibilizar a la población de la importancia del sueño y su impacto en la salud, así como su dificultad para diagnosticarlos (suele implicar un proceso lento y costoso para el sistema sanitario, que requiere noches de laboratorio y personal especializado, además de ser intrusivo para los pacientes) explica que en los últimos años haya surgido un boom de startups e inversores enfocados a desarrollar tecnologías que ayuden a detectar de forma más rapida y eficaz los trastornos de sueño y combatir el insomnio, y de paso llevarse una parte del pastel de un mercado valorado en más de 488 mil millones de dólares (411 mil millones de euros), según cifras de Supermoon Capital.

“Estamos convencidos de que proporcionando a nuestro crónicamente fatigado mundo un sueño saludable, podemos extender y mejorar la vida de millones de personas en todo el planeta”, comenta Connelly. La misión de su fondo de inversión es convertirse en la primera fuente de capital y experiencia en el mercado del sueño, un sector en rápido crecimiento, pero marcado por la falta de rigor científico. “Muchos de los productos y soluciones relacionados con el sueño que se encuentran actualmente en el mercado son, lamentablemente, poco científicos, no probados y, en algunos casos, nocivos para la salud”, añade el inversor estadounidense.

Una mujer tomando pastillas para dormir / PEXELS
Una mujer tomando pastillas para dormir / PEXELS

Una e-commerce española

Hasta hoy, Supermoon Capital ha invertido en seis startups en fase inicial, entre ellas, Clair Labs, una startup israelí que ha desarrollado una tecnología contact-free que permite hacer seguimiento psicológico del paciente a distancia; la berlinesa Endel, una app con mas de dos millones de usuarios en todo el mundo que genera sonidos personalizados para optimizar los ritmos circadianos y ayudar a mejorar el sueño, reducir el estrés y aumentar la productividad; la estadounidense EnsoData, que ayuda a médicos a diagnosticar apneas y otros trastornos del sueño con un software de Inteligencia Artificial por ondas; y FreshBed, basada en Amsterdam, un sistema desarrollado científicamente que regula la calidad del aire, temperatura, humedad y confort ergonómico de un espacio para optimizar el sueño.

En España también han surgido startups dedicadas a detectar trastornos del sueño y mejorar la calidad del sueño en los adultos. Es el caso de Britbrain, una spin-off de la universidad de Zaragoza especializada en neurotecnología que ha desarrollado un dispositivo 'wearable' de alta precisión para monitorizar el sueño desde casa mediante inteligencia artificial y sensores fisiológicos. El proyecto forma parte del proyecto “Bettersleep”, financiado por la Comisión Europea, para aplicar neurotecnología a la mejora de la calidad del sueño. 

También está Hipnos, una e-commerce fundada por cuatro jóvenes españoles de entre 18 y 24 años que a finales de 2020 se asociaron para lanzar al mercado un “vapeador natural” destinado a resolver los problemas relacionados con conciliar el sueño generados a raíz de la pandemia. “Estábamos investigando tecnologías que existieran en otros países pero que no hubieran llegado a Europa y encontramos este producto, que se fabrica en Shenzen (China) y ya estaba siendo muy utilizado allí”, explica Víctor Arburu, analista de datos y uno de los cuatro fundadores de Hipnos, con sede en Vigo.

La empresa Hipnos ha desarrollado un vapeador que ayuda a conciliar el sueño / HIPNOS
La empresa Hipnos ha desarrollado un vapeador que ayuda a conciliar el sueño / HIPNOS

Vídeos en Tik Tok

El dispositivo comercializado por Hipnos es un vapeador que utiliza ingredientes totalmente naturales, entre ellas, lavanda, manzanilla y sobre todo, melatonina, una sustancia que, “al ser inhalada, tiene un efecto de rápida absorción, más rápido de cuando es digerida”, explican en la web.

“Después de probarlo nosotros, nos pareció que tenía mucho potencial y empezamos con una primera pre-venta, sin hacer ningun tipo de marketing. Lo único que hicimos fue colgar unos vídeos en Tik Tok”, explica por teléfono Arburu. Solo con los vídeos de Tik Tok lograron vender todas las unidades de prueba, así que decidieron lanzar la empresa en serio. No fue tan fácil como esperaban: su vapeador no “encajaba” en ninguna regulación específica y su importación supuso cinco meses de “odisea” burocrática y trabas con aduanas hasta que finalmente la e-commerce pudo estar plenamente operativa.

En la actualidad, los fundadores de Hipnos aseguran que tienen clientes de todas las edades, especialmente jóvenes y gente mayor que sufre de falta de sueño, pero su objetivo es llegar a un público adulto medio. Lo harán mediante una campaña de marketing digital en Facebook e Instagram, “porque Tik Tok va bien para llegar a mucha gente de forma orgánica, pero no es nuestro público objetivo, es demasiado joven”, explica el emprendedor. Otro de sus objetivos es ser transparentes: “en nuestra web tenemos línea abierta al consumidor y siempre somos sinceros: nuestro producto no es un medicamento, la cantidad de melatonina que se inhala es baja”, concluye.