Menú Buscar

Comín, sin vergüenza

Toni Bolaño
07.05.2016
4 min

El consejero de Salud, Toni Comín, está actuando sin vergüenza. Ha iniciado su propia cruzada para su mayor gloria revelando, sin vergüenza, un desconocimiento mayúsculo del sistema sanitario. Sus pasos son un claro ejemplo de cómo no deben hacerse las cosas, o de cómo deben hacerse sin vergüenza.

Sin vergüenza, dice a los trabajadores de la Clínica del Vallés y del Hospital General de Catalunya que tiene un plan social para recolocarlos.

Comín ha iniciado su propia cruzada para su mayor gloria revelando, sin vergüenza, un desconocimiento mayúsculo del sistema sanitario

Sin vergüenza, no les dice que su recolocación en el Parc Taulí no puede realizarse sin tener en cuenta la bolsa de trabajo actual del hospital público de Sabadell.

Sin vergüenza, sabe que esa contratación es imposible porque la ley no la permite.

Sin vergüenza, afirma que tiene 300 camas libres, aunque nadie sepa dónde están. Sin vergüenza, el consejero quiere que el Hospital Parc Taulí y el Consorci Sanitari de Terrassa asuman una carga para la que no están preparados porque están sencillamente colapsados y, una cosa nada baladí, a punto de ser intervenidos.

Sin vergüenza, se ha erigido en adalid de la desprivatización centrándose en estos hospitales que tienen un concierto de 20 millones frente a una desviación presupuestaria del departamento de 900 millones.

Sin vergüenza, ha puesto en peligro 250 puestos de trabajo con su desprivatización que no contempla otros hospitales privados como en Lleida o Girona, ni los sociosanitarios ni la salud mental, la gran mayoría en manos de empresas privadas "con ánimo de lucro".

Sin vergüenza, anuncia inversiones en el hospital de Viladecans sin tener garantías de tener los recursos. Sin vergüenza, destituye la dirección del Servicio de Emergencias Médicas sin dar explicaciones mínimamente convincentes.

Sin vergüenza, quiere traspasar la actividad de la Clínica del Vallés y el Hospital General a un hospital público mucho más caro que el privado y que está en permanente colapso. Un buen consejo conseller, lea el blog del ex gerente del Consorci Sanitari de Catalunya, Ricard Bosch. Le será muy útil.

Sin vergüenza, ha puesto en peligro 250 puestos de trabajo con su desprivatización

Sin vergüenza, afirma que su operación desprivatizadora no tendrá coste social porque no influirá en el "paro macro". Sin vergüenza, debería explicárselo a los afectados.

Sin vergüenza, dice que quiere trasladar confianza y seguridad a los ciudadanos cuando su actuación provoca todo lo contrario.

En confianza, consejero, y sin vergüenza, dimita y deje su puesto a alguien más competente. La sanidad no se puede solucionar sin vergüenza, pero sí con competencia. Y la competencia no pasa por descalificar al director general del Hospital Clínico, menospreciándolo, por no compartir las posiciones de la consejería y, mucho menos, por afirmar que "sóc l'amo del Taulí". Tras esto sólo queda decir "váyase, señor Comín", y hágalo "sin vergüenza".

Artículos anteriores
¿Quién es... Toni Bolaño?
Toni Bolaño

Periodista. Miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Ex director de Comunicación de la Presidencia de la Generalitat y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Tertuliano en Cadena Ser, Antena 3 y La Sexta.