Menú Buscar

Ana Jara: "No hay que tener miedo a las plataformas, en la televisión se producen cosas muy buenas"

La actriz presenta la nueva serie de TVE, 'Sequía', y resalta la importancia de informarse sobre el cambio climático

Ana Jara en la 'premier' de 'Sequía'
Ana Jara en la 'premier' de 'Sequía'

Ana Jara (Valencia, 1995) logró la fama mundial de la mano de la serie juvenil de Disney Channel Soy Luna, donde interpretó a Jimena Medina. Gracias a esa producción, su nombre dio la vuelta al mundo y se alzó como una de las actrices emergentes, con una carrera prometedora.

Y así ha sido. La joven no ha dejado de trabajar desde entonces. En los últimos años ha aparecido en la segunda temporada de la serie Bajo la red, la producción de Atresplayer Terror app y la obra de teatro Detrás de la diputada, entre otros. Su última aparición televisiva fue de la mano de Atresplayer, con La reina del pueblo.

Nueva serie

Jara apuesta ahora por la televisión pública y se une al reparto del thriller Sequía, una serie semanal de TVE que nace fruto de la alianza de la radiotelevisión pública española y la portuguesa

A causa de una fuerte sequía, el pueblo de Campomediano emerge de las aguas en el fondo del pantano que también lleva su nombre. En una de las antiguas casas aparecen los restos humanos de dos hombres. La inspectora de la policía Daniela Yanes se hace cargo del caso. Las víctimas, con orificios de bala, hacen evidente que se trata de un crimen que ha permanecido oculto. La identificación de los cuerpos hace que dos poderosas familias, separadas por la frontera entre España y Portugal, pero unidas por los negocios, se vean envueltas en una investigación que se remonta a finales de los 90.

--¿Cómo le llega el papel?

--Mi personaje es Paula de joven. Paula está interpretada por Myriam Gallego y físicamente nos parecíamos. Cuando hice el casting busqué cosas de ella, cómo actuaba, para encontrar ese punto.

--¿Cómo se preparó el personaje?

--Tuvimos algún ensayo con Myriam en el que ambas nos estábamos espiando. Sí que es verdad que en este caso yo tenía que copiar mucho más a ella que ella mí. Su papel forma parte de toda la serie y yo solo aparezco en los flashbacks, entonces era mejor que hiciera yo esa búsqueda en sus acciones y en su forma de trabajar. Tratamos de buscar una similitud entre las dos.

--¿Comparte algo con su personaje?

--A veces cuando empiezas a hacer un personaje no lo vas tan alejado a ti, por mucho que sea alguien totalmente distinto. Yo creo que esta Paula joven es muy parecida a mí. Hace muchas cosas en la serie por primera vez, y yo como actriz, como persona, considero que me quedan todavía muchas primeras veces. Hay como una cosa de pasárselo bien, de disfrutar, de no tener tanto miedo, de rebeldía, que se ve más reflejado en Paula joven que Paula adulta, también por el tema de la edad.

--Un trabajo entre España y Portugal. ¿Cómo vivió los rodajes allí?

--La verdad es que fue muy guay porque estuve yendo durante el mes de agosto y con los compañeros con los que más trabajaba eran portugueses. Nunca me había tocado trabajar con otros actores que no manejaban a priori tanto el español, pero la verdad que luego se defendían muy bien. Fue muy especial el rodaje en Portugal. Le tengo mucho cariño, fue un bonito verano, el equipo portugués fue maravilloso y los actores impecables y muy buenos compañeros.

--Es una coproducción con Portugal. ¿Qué aporta esto a la serie?

--Al ser una coproducción, más allá de que se da visibilidad en España a los actores portugueses y en Portugal a los actores españoles, yo creo que la historia es un tema muy recurrente cuando te vas a ciudades que son fronterizas con otras ciudades de otro país. En este caso, Cáceres con Portugal. Son historias que ocurren más de lo que pensamos, lo que pasa es que a lo mejor poca gente es limítrofe de otro país. Una cosa que a mí me llamaba la atención, que no tiene nada que ver con la serie, es que decían que los de Cáceres y Badajoz se iban a comprar toallas a Portugal. También había gente en Cáceres que trabajaba en Portugal y viceversa. Se aportan este tipo de historias que no se suelen contar.

--Es una serie semanal en tiempos de plataformas. ¿Cómo va a enganchar a la gente?

--Yo creo que TVE tiene un público muy fiel que está esperando qué van a hacer. Además, tiene un elenco muy variado y se cuenta algo relacionado con el cambio climático, en este caso la sequía, que es muy interesante en este momento. No hay que tener miedo al hecho de que existan las plataformas. Me parece que en RTVE se producen cosas muy buenas y, en este caso, creo que está muy bien a nivel técnico y artístico.

--¿Es posible hacer una serie semanal?

--Estamos tan acostumbrados a esa inmediatez que sí que es verdad que a lo mejor nos cuesta un poco ver una serie semanal. Pero también incluso en las plataformas está ocurriendo esto de que no se lanzan todos los capítulos de golpe. Yo, por lo menos, a veces una serie me gusta tanto que prefiero dosificarla.

--¿Conseguirá la serie que se gane conciencia sobre el cambio climático?

--Ojalá que sí. Me parece que es algo evidente. Estamos en enero y yo estoy ahora mismo en Valencia y hace un calor de primavera. Es algo que tenemos de frente y, sin embargo, no se habla de ello. Yo creo que es un tema importante. Sí que es verdad que empiezan a ocurrir muchas cosas que cubren ese tema y al final se disuelve un poco. No es la trama principal de la serie, más allá de que se llame Sequía, ocurren muchas cosas, pero es el punto inflexión de todo esto. Ojalá que se hable, sí. Y más en la televisión pública.

--¿Le preocupa el cambio climático?

--Sí, me preocupa, porque al final veo generaciones que lo hacen, que han aprendido a hacerlo, generaciones que no saben ni cómo se hace. Me parece que muchas veces es una desinformación desde que somos pequeños sobre cómo hacer las cosas, aunque sean poquitas, para hacer un buen cambio. Durante mi educación en el colegio y el instituto me dijeron solo una vez que hay que reciclar y ni siquiera lo explicaron bien. A día de hoy tengo dudas respecto a ciertas cosas. Como ahora todo el tema de la reducción de plásticos, la reducción de carne... Creo que no sabemos porque tampoco nos saben informar bien.

--Se volvió mundialmente conocida por ‘Soy luna’. ¿Cómo recuerda aquellos inicios y cómo ha cambiado hasta día de hoy?

--Lo recuerdo con mucho amor, con mucha nostalgia. Al final yo era muy chiquitita, tenía 19 años recién cumplidos, y vivía en Valencia. De ahí me fui directamente a Buenos Aires, sin pasar por Madrid, entonces, me pilló muy de golpe. Le debo muchísimas cosas a esos años porque hicieron lo que soy ahora. O sea, ahora mismo tengo a nivel personal, profesional y en todos los ámbitos, una madurez que me lo ha dado el vivir fuera de mi casa tan pequeña, lejos de mi familia, aprender a hacerme yo mis cosas, saber lo que cuestan las cosas. He cambiado, pero eso tiene que ver con la edad y la madurez.

--¿En qué está trabajando?

--A principios de año también se estrena una serie que grabe justo en paralelo con Sequía que se llama Días mejores de Amazon y ahora estoy grabando una serie que se llama Bosé que es una biopic de Miguel Bosé.