Menú Buscar

Álvaro Cervantes vive una historia de amor a través de un ‘glory hole’

El actor se pone en la piel de Raúl en la comedia romántico-sexual 'Donde caben dos', de Paco Caballero

El actor Álvaro Cervantes / CG
El actor Álvaro Cervantes / CG

Álvaro Cervantes (Barcelona, 1989) ha pasado de estar Loco por ella a vivir una bonita historia de amor con Ricardo Gómez en Donde caben dos, una comedia de Paco Caballero que pretende llevar una auténtica revolución sexual a los cines.

La historia coral transcurre (casi) íntegramente en el Club Paraíso, un lugar de intercambio de parejas y mucho más donde el catalán interpreta a Raúl, un joven roto por amor y que acude allí en busca de algo rápido y sin compromiso.

Amor y sexo

“Raúl viene herido, con cierta amargura, y no quiere tener vínculo afectivo con nadie porque tiene miedo y se encuentra con un tipo que le va a dar cancha para que ocurra otra cosa”, cuenta a Crónica Directo. “Él va allí buscando algo y se encuentra lo opuesto. De lo que él huye es lo que se acaba encontrando, que es lo que sucede en la vida”, reflexiona.

El actor no es que tenga experiencia en estas cuestiones, el Covid no les ha permitido hacer una inmersión para trabajar los personajes, pero han estado bien asesorados. Es más, los extras que participan son personas del mundo swinger a los que el director quería en escena. No sin problemas.

Comedia coral

¿Una comedia subida de tono? No tanto. Donde caben dos sólo sigue las vicisitudes de varias parejas que se enfrentan por primera o enésima vez a participar de una fiesta en la que “los sentimientos se dejan en la puerta”, como apunta el personaje de Ana Milán. Pero siempre desde el respeto.

En esta celebración erótico-festiva participan grandes nombres del panorama actual del cine español. Además de los ya citados, aparecen Raúl Arévalo, Ernesto Alterio, Pilar Castro, Anna Castillo, Carlos Cuevas, Miki Esparbé y un largo etcétera. Crónica Directo habla con Cervantes para saber cómo ha sido rodar esta orgía de talentos en plena pandemia.

--Pregunta: ¿Cómo recibió la propuesta de Donde caben dos?

--Respuesta: La verdad es que me encantó. Ya había trabajado con Paco, ya era buen amigo, y me había contado de esta historia que hacía tiempo que tenía en la recamara. Formar parte de este universo fue una gran noticia, y más con la premisa de mi personaje, que me pareció muy original y divertida: una comedia romántica en un glory hole.

--De hecho, su historia es la más romántica en un ambiente que parece más dispuesto a dejar los sentimientos afuera, como se dice al principio.

--La gracia estaba allí, que la trama más romántica sucediera en un glory hole, un lugar que en el imaginario de muchas personas es algo oscuro y Paco le ha querido esa luz a este espacio y a todo el Club Paradiso y poner el sexo al servicio de los personajes. Eso es lo que me interesó. Y sabía que en manos de Paco todo se iba a cuidar mucho, nos íbamos a sentir cómodos y no iba a haber nada explícito.

--¿Conocía algo de todo ese mundo?

--De primera mano no conocía y, en estos tiempos, tampoco pudimos hacer mucho trabajo de campo (se sonríe), pero tuvimos la suerte de que la figuración venía del mundo swinger, liberal, y una asesora, Patricia. Fue una suerte formar parte de ese universo, aunque fuera en el margen de la ficción y después de tanto tiempo encerrados vivir una fiesta y sentir la emoción de volver a conectar con la vida y hacerlo con amigos.

--¿Los extras ayudaron?

--Patricia era la que supervisaba para que tuviera todo una cierta verosimilitud dentro de los límites de la ficción. De hecho, Paco, en un momento dado, tuvo que frenar algunas tomas y bajar las revoluciones de algunos miembros de la figuración. Pero me gustó compartir ese clima de naturalidad y complicidad que hay. Además, me alejó de esa imagen que se tiene de estos ambientes. El desconocimiento siempre te hace tener prejuicios.

--¿Cree que estos prejuicios pueden escandalizar aún?

--Cada uno tiene su percepción de las cosas, pero la película quiere ofrecer diversión a través de unos personajes que tienen ilusiones, problemas y fantasías. Que la gente luego se plantee ir a un club de swinger o no es otra cosa. Pero el club está abierto a todos para pasar un buen rato y vivir una fiesta que, en los tiempos que estamos, sólo será posible a través del cine.

--Precisamente, ¿ha sido difícil un rodaje tan coral?

--El protocolo Covid ha sido fundamental y ha velado para que en todo el equipo no se diera ni un caso. Seguramente la figuración fuera uno de los grupos más testeados. Paco le recordaba al equipo cada mañana que el Club Paraíso era el único bar abierto de la ciudad y nos debíamos sentir afortunados por estar allí. Se notaba esa dosis extra de entusiasmo.

Álvaro Cervantes y Ricardo Gómez / FILMAX
Álvaro Cervantes y Ricardo Gómez / FILMAX

--¿Cómo vivió usted la pandemia?

--Yo pude rodar Loco por ella a principios de 2020, antes de que estallara todo, pero con el primer confinamiento estaba a la espera de que se reactivara el sector. Se hizo, rodé El tiempo que te doy, una serie de Netflix que se estrena en octubre, y Donde caben dos. Estos proyectos ayudaron a volver a poner la máquina a funcionar. Pero bueno, ahora todos tenemos el chip de que esto va a ser así por mucho tiempo.

--¿En qué más le vamos a ver, entonces?

--Se va a estrenar Malnacidos, una película de zombies en la Guerra Civil española. He rodado también Maret, una coproducción con Luxemburgo y Alemania y otro proyecto que no puedo contar y que me va a entretener este verano.

--Lo vemos abierto a crecer en el mercado internacional, ¿le interesa?

--Siempre que lleguen proyectos interesantes son bienvenidos, vengan de donde vengan. Me encanta viajar, conocer actores y actrices de otras cinematografías, además está el tema del idioma, pero hay un idioma universal que es el del audiovisual. Y uno ve que el trabajo es trabajo aquí y en todo el mundo.

--Y ahora que conoce otras formas de trabajar, ¿cuáles diría que son los puntos fuertes del audiovisual español?

--El audiovisual español es una combinación perfecta entre un nivel técnico exquisito y un talento artístico internacional. Esa mezcla hace que sea incontestable y se ve en las historias que están viajando. Además, por fin, el castellano nos conecta de manera directa con Latinoamérica, llega al instante a ambos lados. Era algo pendiente y que ya pasa.

--¿Las plataformas ayudan a la intencionalidad del audiovisual español?

--Sin duda. Ahora trabajas desde tu casa para todo el mundo. Esa idea de tener que ir a hacer las Américas y hacer una gira para promocionar las películas y tu trabajo ha cambiado, ahora todo llega al minuto a todos los lados.