Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Miki Esparbé durante la presentación de 'Reyes de la noche' / MOVISTAR+

Miki Esparbé: "La rivalidad entre cadenas, emisoras y periodistas siempre existirá"

El actor catalán se pone en la piel de un periodista con muchos parecidos a José Ramón de la Morena en 'Reyes de la noche'

10 min

La historia del periodismo de este país pasa por los programas deportivos de la radio. En concreto, de los que se hacen al final de la noche y bien entrada la madrugada. Los referentes de ese momento son dos: José María García y José Ramón de la Morena.

Ambos periodistas se intercambiaron todo tipo de descalificaciones desde las ondas mientras con sus opiniones podían incidir en los clubes de fútbol sobre fichajes de jugadores y entrenadores. Eso sin contar sus relaciones con el poder.

La historia en serie

Eran los Reyes de la noche. Así tituló Jordi Évole el cara a cara que organizó entre ambos en 2018 y es el nombre de la nueva serie de Movistar+ que lleva a la ficción ese momento de la historia de España. Sus creadores matizan que, pese a que los presentadores citados son una inspiración, las tramas que cuenta la serie son pura ficción, por muchos toques de realidad que parezcan tener.

Los responsables de dar vida a esos personajes son Javier Gutiérrez, que interpreta a El Cóndor, un personaje que recuerda a García, y Miki Esparbé, que da vida a Jota, su discípulo y posterior rival. El catalán confiesa que él no vivió esa época y que nunca se encontró con los protagonistas reales, pero sí revela el esfuerzo que supone ponerse en la piel de un periodista que empieza con unos grandes valores profesionales y que acaba en “el lado oscuro”.

--Pregunta: ¿Cómo ha sido meterse en el papel?

--Respuesta: Por mucho que suene a tópico, fue un regalo. Es muy difícil, al menos en mi caso, encontrar personajes con un arco tan extenso. En este caso, Jota parte de la luz, del brillo, la ilusión y las ganas y se acaba convirtiendo en una persona muy turbia, muy oscura. Poder defender este arco en tan poco tiempo, en seis capítulos que pasan de forma frenética, ha sido un regalazo.

--¿Cómo llego al proyecto?

--Yo había trabajado con prácticamente todos los que tienen poder de decisión en el proyecto. Con Carlos Therón rodé ya una película, con Cristóbal Valor y Adolfo Garrido habíamos rodado otros proyectos, así como trabajamos con las directoras de casting en otras ocasiones. Adolfo, cuando escribió la historia, me la envió, me dijo que pensó en mí. Me leí el piloto y me encantó.

--¿Vivió esa época?

--En el marco temporal en el que se enmarca la serie yo tenía 8 o 10 años por lo que en sí no lo viví. Lo que sí recuerdo mucho es a mi abuelo a la salida del Camp Nou escuchando a Puyal. El periodismo deportivo para mí se asocia a Puyal cantando el gol de Koeman en la primera Champions del Barça.

--¿Habló con alguno de los protagonistas en los que se basa la serie?

--No. Entiendo que llame mucho la atención, pero la historia solo se inspira en el periodo y tiene nexos con García y De la Morena. No trata de ser un biopic, eso nos habría limitado y quitado la libertad absoluta de poder explicar esta historia desde donde querían hacerlo sus creadores. Sí es cierto que Javi Gutiérrez, en un momento, me dijo de organizar una cena con De la Morena antes de empezar a rodar. Habría ido encantado, obviamente, y ojalá pase, pero no acabó de salir. Pero insisto, no tratábamos de imitar a nadie.

--¿Cómo trabajó el personaje?

--Tratamos de intentar fijarnos en el periodo y hablar con periodistas del momento, como Basté y compañeros del sector, para que me contaran cómo lo vivieron para entrar en el viaje emocional del personaje. El contexto estaba perfectamente escrito en el guion. Me interesaba hablar de la frustración, del techo de cristal que había entonces, como ahora.

Miki Esparbé en 'Reyes de la noche' / MOVISTAR+
Miki Esparbé en 'Reyes de la noche' / MOVISTAR+

--¿Cómo ve la situación de Jota?

--Es un tío que no tiene la posibilidad de ser consecuente con sus ideas, sus convicciones, por el solo hecho de tener un mentor que se acaba convirtiendo en su competidor. Al final, lo que descubre es que la única forma de competir contra su rival es ponerse a su altura.

--¿Qué opinión le ha quedado del periodismo tras conocer esta historia?

--A mí el sector me gusta, de siempre. Soy muy radiofilo, escucho radio, muchos podcast. Es un sector que me atrae infinito. No me ha cambiado la percepción, me encanta. En el instituto con otros dos colegas hacíamos imitaciones y píldoras de humor con las que acabamos en Cadena Ser Manresa, de donde soy yo, haciendo una seccioncita un domingo y nos lo tomábamos como si estuviéramos en prime time en la cadena más escuchada. Aprendí mucho y despertó el embrión de esa pasión por la radio.

--¿Crees que ahora esa tensión de la radio deportiva nocturna se ha trasladado a las de las mañanas?

--No estoy muy metido, pero la rivalidad entre cadenas, emisoras y periodistas siempre existirá, porque detrás siempre hay una opinión y una mirada con relación a lo político, lo social… La confrontación siempre existirá porque la opinión diversa existe. Lo que tengo claro es que es difícil o prácticamente imposible volver a un lugar como el de entonces, porque inevitablemente los medios se han diversificado, la oferta es mucho más amplia. Antes, estos dos periodistas eran líderes de opinión y de masas. Ahora también existen líderes de opinión, pero en esos tiempos esos focos eran más reducidos y el poder que tenían ambos personajes permitía que según qué opiniones tuvieran consecuencias muy grandes en lo político y social. Es muy bonito poderlo retratar porque dentro de la ficción explicamos algo que fue muy real.

--¿Tiene miedo de la reacción de García y De la Morena?

--Miedo no, en absoluto. Tengo ganas de que los personajes en los que se puede inspirar la historia, como los actuales y el público en general, se vean la serie. Lo que tengo ganas es de ver el feedback, la respuesta del público.

--Sabemos que en breve estrenas Donde caben dos, ¿algún otro proyecto?

--Tengo este proyecto que mencionas. Malnacidos que se tenía que estrenar el pasado año y llega a cines en septiembre. Acabo de rodar el tercer capítulo de un remake de las Historias para no dormir de Francisco Ibáñez Serrador. Mi capítulo lo dirige Paco Plaza y es un gusto y un placer. No sé cuándo se estrenará si este año o el que viene. También tengo una peli de Juanjo Jiménez, que ganó un premio en Cannes por el corto Timecode en su día, y rodamos un largo con Marta Nieto. Hay muchas cosas que se tenían que estrenar y que se estrenan este año.

--No le ha afectado la pandemia se diría.

--Sí lo ha hecho sí. Es cierto que se han estrenado muchas cosas pero que debían estrenarse el año pasado. Trabajo hay, pero estamos a mayo y en lo que va de año he rodado tres semanas. Por suerte, hay proyectos a la vista y estoy feliz con eso, pero no es que haya estado desde enero sin parar.