Menú Buscar
Compartir fotos de tu familia en las redes, ¿qué riesgos entraña?

Compartir fotos de tu familia en las redes, ¿qué riesgos entraña?

Hay varias cuestiones que los padres deben conocer cuando comparten una foto de su hijo sin su consentimiento

5 min

Imaginemos la situación. Un chico de 14 años vuelve a su casa furioso y molesto. Lo primero que sale de su boca es "mamá, por favor, borra esa foto de tu página de perfil".

Al parecer, la fotografía fue hecha cuando él tenía cuatro años haciendo lo que hace cualquier niño pequeño. Su madre quedó sorprendida porque pensaba que era una foto bonita. Sin embargo, lo que ella no puede entender es que lo que a ella le parece bonito podría no parecérselo a su hijo. En el colegio estaba siendo acosado y se metían con él por culpa de esa foto. Éste es sólo uno de los posibles casos que pueden darse cuando los padres publican fotos de su familia online.

Puede ser que la mayoría de los padres ni si quiera sean conscientes de los peligros y el ridículo al que exponen a sus hijos cuando publican estas fotos. Hay muchos riesgos involucrados. Hablemos sobre algunos de ellos.

Huellas

Los padres involucrados en el sharenting --es decir, la compartición de contenido audiovisual-- deberían saber que cualquier foto que se publica online deja una huella digital, o 'rastro de papel electrónico'. Estas fotos se mantienen online y nunca son eliminadas.

En base a estas fotos se generan perfiles de sus hijos antes de que estén siquiera preparados para tener una cuenta en una red social, por ejemplo, en Facebook. ¿Por qué exponer a tu hijo a los peligros de las redes sociales antes de que participe de forma activa?

Secuestro digital

Además de la huella digital, estas fotos vuelven a sus hijos vulnerables al robo de identidad. Una nueva tendencia llamada 'secuestro digital'. El secuestro digital se da cuando las fotos de los niños son robadas online. Los secuestradores digitales se hacen pasar por los padres de estos niños, dándoles nuevos nombres y creando diferentes perfiles para estos.

Es muy curioso además que estos secuestradores digitales tengan grandes cantidades de seguidores en sus plataformas de redes sociales. ¿Cómo te sentirías si un día estás navegando por Internet y encuentras la foto de tu hijo en el perfil de alguien que dice ser su padre?

Perder el control de las fotos

Además de lo mencionado, los padres deberían saber que una vez pulsan en el botón de compartir pierden el control de esas fotos. Cualquiera puede descargarse esas fotos y reutilizarlas. En muchos casos, los anunciantes usan estas imágenes para sus productos sin el permiso de los padres.

Podrías pensar que estas páginas de redes sociales tendrían políticas de privacidad que protegen sus fotos, ¿pero se te has sentado alguna vez a leer esos larguísimos documentos? En alguna parte de dichos documentos están las cláusulas en las que das tu consentimiento, derechos de autor y propiedad de cualquier elemento multimedia compartido en sus plataformas.

Depredadores 'online'

Por otro lado, también podrías estar exponiendo a tu hijo a los embaucadores y depredadores online. Estos criminales recopilan todas estas fotos, hacen un perfil y las mantienen. Lo que hacen una vez tu hijo tiene edad para usar las redes sociales es hacerse amigo suyo, ganando su confianza en base a las fotos y comentarios que ha compartido online, para más tarde aprovecharse de ellos.

La mayoría de estas imágenes acaban en páginas web de pornografía infantil que son alteradas y redistribuidas.

Algunas ideas

A continuación, tienes algunas ideas que puedes usar para reducir los riesgos.

mSpy es la aplicación de control parental número 1 a la hora de preocuparse por el futuro de tus hijos.

Nos gustaría que los padres se hicieran a sí mismos estas preguntas cada vez que quieran pulsar en el botón para compartir cualquier foto de sus hijos: "¿Estará mi hijo orgulloso dentro de 5, 10 o 15 años?".