Menú Buscar
Los ojos de los perros chihuahua / CG

Rescatan a 270 perros en dos criaderos ilegales con las cuerdas vocales seccionadas

La Policía ha detenido a cinco personas, entre ellas dos veterinarios, que se dedicaban a la cría y distribución ilegal de chihuahuas y pomeranias

3 min

La Policía Nacional ha desmantelado dos criaderos ilegales de perros situados en las localidades de Meco y Arganda del Rey, en Madrid. Cinco personas han sido detenidas en el marco de la operación, dos de ellas veterinarios, y han sido rescatados uno total de 270 perros. Los animales se encontraban enjaulados dentro de un zulo en pésimas condiciones higiénicas y sanitarias, hasta el punto de que los agentes han encontrado a dos crías muertas, congeladas y envueltas en papel de diario.

Entre los detenidos se encuentran una pareja considerada como los principales distribuidores de chihuahuas y pomeranias a nivel europeo, y un informático que se encargaba de la estrategia comercial a través de campañas de marketing y publicidad por redes sociales.

Un chihuahua mirando a cámara / CG
Un chihuahua mirando a cámara / CG

Exhaustiva investigación

La investigación empezó cuando los agentes se hicieron con el conocimiento del criadero ilegal, situado en el interior de un chalet de Meco, en el que los animales eran distribuidos por toda España tras contactar, previamente, con el comprador a través de una página web. En el primer registro, rescataron a 12 perros que, como se comprobó, tenían las cuerdas vocales cortadas para que no pudieran ladrar y alertar a los vecinos.

Desde ese punto, la Policía logró relacionar a los propietarios con otros criaderos y veterinarios que los llevó hasta una familia de Arganda del Rey que había dado de alta más de 1.400 canes en la Real Sociedad Canina de España, aunque no les figuraba registrado ningún lugar legal de cría a sus nombres. Así los podían vender a un precio más elevado.

Un pomerania sonríe / CG
Un pomerania sonríe / CG

Pésimo allazgo

Una vez dentro, los agentes se encontraron con 258 perros --principalmente de las razas chihuahua y pomerania-- repartidos en un zulo ilegal en el sótano de la vivienda, que estaba distribuido en tres partes: la zona de cría, la zona de animales preparados para la venta y zona de animales listos para criar.

Según el informe policial, además de las pésimas condiciones higiénico-sanitarias y de habitabilidad, la cría indiscriminada habría generado múltiples afecciones a las hembras