Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Momento en el que la Guardia Civil arrestó al hombre acusado de asesinato / EP

Prisión permanente revisable para un hombre que mató a su hijo para dañar a su mujer

El individuo lo asesinó como venganza tras conocer que su esposa quería el divorcio mientras él pretendía que regresar juntos a Rumanía

5 min

Un hombre ha sido condenado a prisión permanente revisable por asesinar a su hijo de ocho años para hacerle daño a su mujer, a la que también maltrataba. Según la investigación, el individuo llevó al pequeño hasta el sótano del domicilio en el que residían y lo degolló por la espalda con un cuchillo que llevaba escondido.

La Audiencia Provincial de Almería también le impone otros 12 años y medio de prisión por un delito de maltrato, dos delitos de lesiones psíquicas y otros dos más contra la integridad moral, dado que el hombre llevó a su otro hijo, de 11 años, ante el cadáver de su hermano únicamente para mostrárselo.

Último acto de venganza y control

Desde que la pareja del condenado empezó a trabajar en un invernadero en 2016, fue sometida "a un control cada vez mayor, obsesionado con que ella tenía un amante". Por ello, entre las tres de la tarde y las 15.45 horas del 20 abril de 2018, el acusado pidió al menor de sus dos hijos que lo acompañara al sótano de su casa, en la avenida del Mar del municipio de Balerma, para asesinarlo.

Según la sentencia, el hombre llevó a cabo el asesinato "como último acto de venganza y control" sobre la mujer, quien días antes le había anunciado su intención de separarse de él. Mientras, el acusado insistía en que marcharan juntos a Rumanía, su país de origen.

Culpó a la mujer por el asesinato

Cuando el menor estaba de espaldas a él, "confiado al estar con su padre y sin posibilidad de huida en dicho habitáculo", fue atacado "de manera sorpresiva e intencionada" con el arma, con la que le dio varios cortes en el cuello sin que el pequeño pudiera hacer nada por defenderse.

Una vez acabó con su vida, el hombre llevó a su hijo mayor al lugar de los hechos para mostrarle el cuerpo sin vida de su hermano. En ese momento le dijo que a él no lo mataría, lo que le ha causado lesiones psíquicas. Posteriormente, llamó a su esposa y le contó lo sucedido. Cuando ella llegó al domicilio, el condenado le culpó de una muerte que "era suya" por "no querer irse a Rumanía, pudiendo quedarse ella con su amante porque él se iba a la cárcel".

Sufren daños morales "irreparables"

La mujer sufrió un menoscabo psíquico y presenta síntomas de trastorno de estrés postraumático a consecuencia de los hechos. Asimismo, tanto el menor como su madre fueron víctimas del daño moral "irreparable" al que los sometió el acusado al responsabilizarlos de la muerte del pequeño, ante la que precisaron tratamiento psicológico. Por ello, el juez le ordena el alejamiento y la incomunicación con las víctimas, a quienes deberá indemnizar con 360.000 euros, y le retira la patria potestad del hijo mayor.

​Se trata de la tercera ocasión en la que la Audiencia Provincial de Almería impone la máxima pena que contempla el Código Penal tras las condenas a Francisco Salvador, por el crimen machista de Huércal de Almería, y la de Ana Julia Quezada, como autora del asesinato del pequeño Gabriel Cruz.

Destacadas en Crónica Directo