Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Las viviendas okupadas en Casares /TELECINCO

El paraíso de los okupas, chalets de lujo en la Costa del Sol

Los vecinos denuncian el abandono que sufren por parte de la Administración Pública y confiesan que varios residentes se han visto obligados a vender sus viviendas

3 min

Cada vez son más los vecinos que sufren la okupación de chalets en las zonas más exclusivas del litoral Mediterráneo. Si días atrás Crónica Global destapaba la situación que se vive en Casas del Mar, un enclave paradisíaco a escasos dos quilómetros del coqueto municipio costero de Sitges (Barcelona), El programa de Ana Rosa ha dejado al descubierto este viernes la pesadilla que se vive en una urbanización de la Costa del Sol.

Varios residentes del complejo residencial de Casares, en Málaga, sufren desde 2020 las consecuencias de lo que tildan que es una “okupación masiva”. Denuncian que hacen todo lo que pueden para que estas personas no puedan acceder a sus viviendas, aunque revelan que muchos de ellos se han visto obligados a vender sus casas, dado lo insostenible de la situación.

Okupas conflictivos

Cada día iban asaltando una casa distinta. Hemos logrado echar a los más conflictivos e incluso hemos recibido amenazas de muerte”, explica una de las afectadas, al mismo tiempo que añade que han tenido que ser ellos mismos quienes han tenido que negociar con los infractores para que abandonen el lugar.

Si bien la reportera del matinal ha logrado hablar también con una de las okupas, quien asegura que tienen las casas "alquiladas". Y es que según da a conocer una de las vecinas, al parecer había una especie de banda que se encargaba de abrir viviendas y de alquilarlas. Eso sí, todas ellas, moradas con piscina e incluso vistas al mar.

Viviendas alquiladas

Desde la administración de las fincas, Joni Burnett, detalla cuál es realmente la situación que se vive en estos momentos: "Ha habido un 'efecto llamada', sobre todo durante la pandemia, porque hay muchísimos propietarios que no han podido venir a sus segundas residencias".

En este sentido, lamenta el posicionamiento de la Administración Pública: cconsiderar que no están recibiendo la ayuda necesaria para afrontar la situación con garantías. Además, detalla que el perfil de los okupantes se trata en su gran mayoría de "personas sin recursos o con recursos ilícitos".