Menú Buscar
El edificio central es el único que se va a mantener / Vidariv - CREATIVE COMMONS 4.0

Cientos de manifestantes tratan de paralizar el derribo de un edificio en Noruega

La razón de esta movilización es la cantidad de murales de Picasso que se encuentran en su interior

Carlos Zapatero
5 min

El Gobierno de Noruega ha decidido derribar uno de los edificios que forman parte de su complejo gubernamental para comenzar las obras de construcción del nuevo complejo, cuya finalización está prevista para el próximo 2025. 

Para encontrar la razón conviene remontarse al año 2011, cuando el terrorista de extrema derecha Anders Breivik atentó en Oslo a través de un coche bomba, en un acto en el que murieron ocho personas. Y que, además, provocó notables daños en los edificios colindantes en los que se encontraba la bomba, entre ellos, diferentes construcciones propiedad del Gobierno de Noruega.

Objetivo: preservar el edificio central

Tras la evaluación de los daños sufridos, y una vez concluidas las investigaciones pertinentes en la zona, fue el propio Gobierno el que decidió en el año 2014 preservar únicamente el edificio central (Høyblokka) de este conjunto gubernamental. Obviando al resto de edificios que formaban parte del complejo, pertenecientes al bautizado como Bloque Y, independientemente del nivel de daños sufridos, con el objetivo de iniciar las obras de nuevos edificios que se construirían en el mismo lugar.

No obstante, el principal problema de esta acción versa en torno a la connotación artística de uno de los edificios que forman parte de este bloque, a consecuencia de las obras de arte que se encuentran en su interior. Entre ellas, destaca la presencia de cinco murales de Picasso, en colaboración con el noruego Carl Nesjar. El objetivo de preservar la seguridad de estas obras ha sido el detonante para que la sociedad noruega se movilice con el objetivo de frenar la destrucción de estos edificios. 

Apoyos masivos de diferentes organismos públicos y privados

De manera semanal, en torno al edificio se organizar diferentes sentadas con las que pretenden influir en la decisión final del Gobierno noruego. Los primeros manifestantes en acudir a estas sentadas fueran los propios trabajadores de la Oficina de Patrimonio de Oslo, a quienes se han unido en las últimas semanas diferentes centros artísticos, como el Henie Onstad, uno de los más importantes del país. 

Imagen del edificio central que sí que se va a restaurar / Helge Hoifodt - CREATIVE COMMONS 3.0
Imagen del edificio central que sí que se va a restaurar / Helge Hoifodt - CREATIVE COMMONS 3.0

En estas manifestaciones también están presentes todos los integrantes del conocido como Grupo de Apoyo, un organismo fundado en el momento de los atentados en este conjunto de edificios y cuya misión es conservar al máximo la esencia de del conocido Bloque Y, con el objetivo de concienciar tanto a la sociedad como a los diferentes organismos sobre la importancia de su legado artístico. 

Cuestiones de seguridad

Pese a las diferentes movilizaciones que se están llevando a cabo en las últimas semanas, el Gobierno de Noruega mantiene su postura acerca de la necesidad de derribar el edificio, como consecuencia de la falta de seguridad. Al mismo tiempo, también ha rechazado por completo entrar a valorar una posible reforma, debido al alto impacto económico que podría llegar a acarrear para el propio Gobierno y sus contribuyentes. 

La demolición contrasta de manera notable con la iniciativa propuesta por la Dirección General de Propiedad y Obras Públicas de incluir el Bloque Y en la lista de patrimonio nacional.

No peligran las obras de Picasso

En todo momento, el Gobierno de Noruega ha manifestado que las obras de Picasso quedarán protegidas y almacenadas durante cinco años, hasta que puedan instalarse de nuevo en las nuevas construcciones que el Ejecutivo tiene diseñadas y se encuentra a la espera de realizar las obras.

No obstante, las dudas en torno a esta cuestión son la principal razón por la que diversas organizaciones relacionadas con el ámbito artístico, así como multitud de instituciones, rechazan en todo momento esta nueva acción, alegando en todo momento el riesgo al que se enfrentan todas estas obras en materia de destrucción. 

Apoyo internacional

Desde que se dio a conocer este nuevo plan para estos edificios gubernamentales, han sido varias las asociaciones culturales internacionales las que han mostrado su apoyo a la sociedad noruega, tratando poder influir en la decisión final. 

En Cataluña, ha sido el Colegio de Arquitectos de Catalunya (COAC) una de las organizaciones que han mostrado su apoyo a esta cuestión, debido a que su fachada también fue decorada por el propio Pablo Picasso en colaboración con el propio Nesjar.