Menú Buscar
Una niña hace los deberes para sacar buenas notas / CG

El terrible maltrato de una madre a su hijo de 11 años por sacar malas notas

Una profesora dio la voz de alarma tras acompañarlo al médico al ver su ojo amoratado. Allí, le detectaron múltiples contusiones por todo su cuerpo

3 min

La gente tiende a pensar que sus padres fueron muy estrictos con sus notas de la infancia, presionando a los hijos para mejorar sus calificaciones con afirmaciones como "un siete no es un diez" o "un cinco no me sirve". Cuántos fines de semana castigados sin salir por suspender un examen, o cuántas tutorías con nuestros profesores porque "puedes dar más". Pues bien, nada de eso es comparable a la madre de Vigo que ha terminado arrestada.

La mujer se enfrenta a casi tres años de prisión por, presuntamente, maltratar a su hijo de unos 11 años por sacar malas notas. Según la acusación, la madre golpeó al chico de manera reiterada llamándole "burro" o "don nadie".

Un padre ayuda a su hija con los deberes / CG
Un padre ayuda a su hija con los deberes / CG

Una profesora lo salvó

La Fiscalía relata en su escrito de acusación que esta mujer comenzó "propiciando bofetadas injustificadas al menor, repetidos golpes en la cabeza y nuca, arañazos y tirones de pelo y orejas". Junto a esto, se están juzgando dos hechos en concreto, ocurridos los meses de abril y mayo de 2019. En el primero, la madre habría azotado al niño en las piernas mediante un cable. En el segundo, le habría propinado un fuerte puñetazo en el ojo izquierdo. 

Pocos días después de este último episodio, una profesora del centro escolar en el que cursa el chaval lo acompañó al médico. Una vez explorado, el informe del facultativo daba parte de un hematoma en el ojo además de múltiples golpes en brazo, rodilla y pierna del costado derecho. 

El juicio se ha aplazado

Los hechos que se juzgan en la sala de lo Penal 1 de Vigo se remontan al 2018, cuando comenzaron los malos tratos físicos y las vejaciones por parte de la acusada a su hijo. Por estos hechos, la Fiscalía solicita dos años y nueve meses de cárcel, así como una orden de alejamiento del menor, impidiéndole acercarse o comunicarse con el chico durante cinco años.

Desgraciadamente, el juicio se tuvo que posponer hasta el próximo 12 de febrero debido a que la forense, cuyo testimonio es clave en el proceso, no podía comparecer.