Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un control de la Policía Local de Alicante vela por el cumplimiento del cierre perimetral / EP

Un hombre alega 'verse' con su novia como necesidad básica para saltarse el cierre perimetral

El individuo, que fue multado por la policía, viajaba en autobús desde Murcia hacia Alicante para encontrarse con su pareja, a la que no veía desde hacía un mes

3 min

La incidencia del coronavirus ha obligado a muchas comunidades autónomas a extremar las precauciones, y varias de ellas han endurecido las restricciones. Esta vez, el foco se ha puesto en el cierre perimetral, lo que impide a los ciudadanos seguir con sus rutinas y, a la vez, copa la mayoría de las denuncias policiales actuales.

De hecho, la Policía Local de Alicante ha compartido algunas de las mejores excusas que han escuchado, y la que sobresale con creces es la de un hombre de 40 años que ha alegado que hacer el amor con su novia era una necesidad básica para saltárselo. Un argumento con poco peso, y más si se tiene en cuenta que el individuo viajó en autobús desde Murcia hasta la ciudad valenciana.  

No se veían desde hacía un mes

La Policía Local de Alicante ha multado y mandado de vuelta a su casa a un pasajero de autobús que viajó desde Murcia para ver a su novia, con la que no se encontraba desde hacía un mes. Las excusas sentimentales son las que más escuchan estos días los agentes para saltarse la normativa anti-Covid pero, pese a ser duro, ninguna de ellas sirve.

En este caso, los agentes detuvieron el autobús en un control situado en la avenida alicantina de Elche a las diez de la mañana. El hombre sancionado trató de defender que estaba habilitado para viajar alegando que las necesidades básicas estaban permitidas --mostró un recorte de prensa para demostrarlo-- y su motivo vital era hacer el amor con su pareja después de tantos días sin verla. De hecho, aseguró que el sexo es una necesidad tan básica para el ser humano como el comer.

Está dispuesto a recurrir la sanción 

​El pasajero tuvo que llamar por teléfono para que viniera algún conocido de Murcia a recogerlo, y abandonó Alicante sin ver a su novia, sin hacer el amor y con una multa en la cartera. Eso sí, declaró que estaba dispuesto a recurrir la sanción porque, a su juicio, estaba en su derecho para satisfacer "una necesidad básica",

La administración alicantina ha establecido el cierre perimetral los fines de semana para evitar nuevos contagios, y el último de ellos --del viernes 5 de febrero al domingo 7-- tuvo lugar el segundo de esta etapa de restricciones. En total, los agentes municipales han impuesto 2.300 sanciones en las nueve ciudades afectadas por las medidas, y la gran mayoría ha sido por saltarse el confinamiento territorial.