Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
José María López junto a Carlota Prado en 'Gran Hermano' / MEDIASET

La Fiscalía pide dos años y medio de prisión para el concursante de GH que abusó de Carlota Prado

El Ministerio Público reclama una indemnización de 6.000 euros al presunto abusador, José María López, y otro tanto a la productora del programa por los daños morales causados

2 min

La Fiscalía Provincial de Madrid ha pedido dos años y seis meses de prisión para José María López Pérez, el exconcursante de Gran Hermano Revolution que presuntamente habría abusado sexualmente de su compañera Carlota Prado durante el programa.

La Fiscalía ha reclamado este viernes una indemnización de 6.000 euros por los daños morales ocasionados a la víctima y la misma cantidad para la productora del programa, Zeppelin Televisión, por exhibir a la perjudicada las imágenes grabadas.

Víctima inconsciente

Los presuntos abusos se habrían cometido mientras la víctima se encontraba inconsciente tras una fiesta “en la que el programa suministró a los concursantes bebidas alcohólicas”. El documento del fiscal recoge que la concursante “alcanzó un estado de embriaguez que fue acentuándose y evidenciándose a partir de la media noche”.

Fue horas más tarde, cuando ambos se encontraban en el dormitorio, cuando este desvistió a la joven y, “guiado por un ánimo libidinoso y a sabiendas del estado de seminconsciencia (...) comenzó a realizar bajo el edredón movimientos de claro contenido sexual”.

Intervención de un miembro del programa

Así, la Fiscalía ha evidenciado que el investigado, continuó realizando “tocamientos, frotamientos y movimientos de contenido netamente sexual” bajo las sábanas, llegando a desabrochar el sujetador de la joven, “pese a que esta se encontraba ya en estado de inconsciencia”.

De hecho, el texto judicial recoge que en torno a las 1:40 de esa madrugada la joven destapó la cara y un brazo “dejando ver su estado inerte”. Así las cosas, un miembro del programa al frente del visionado de las cámaras tuvo que intervenir entonces, ya que “hasta ese momento no estaba en condiciones de saber lo que estaba ocurriendo”, al estar tapados por el edredón.