Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un camarero sirve unos platos de calamares en un bar / EFE

Unos clientes de un bar muerden a un camarero al ser recriminados por ir sin mascarilla

Los agresores paseaban sin cubrebocas por el interior del local sin respetar la distancia de seguridad entre los presentes

3 min

La actitud de algunas personas que reclaman ir sin mascarilla, desoyendo la normativa del Gobierno y las recomendaciones de la mayoría de expertos, es cada vez más agresiva. Además de sus enfrentamientos con la policía, también hacen lo propio con los ciudadanos de pie.

Uno de estos casos se ha dado en un bar de Sabiñánigo (Huesca), donde unos clientes, de 49 y 51 años y vecinos del País Vasco, han mordido a un camarero después de que este les pidiera que se pusieran la mascarilla para entrar al restaurante.

Advertencias del camarero

Los responsables del ataque se quitaron el cubrebocas al acceder al establecimiento y se movían por él, acercándose a la barra y a los clientes sin respetar la distancia mínima de seguridad.

El encargado del local les recordó que era obligatorio el uso del barbijo si no consumían. Ante la desobediencia de los recién llegados les insistió en su demanda porque si no debería echarlos de allí.

Enfrentamiento

Los clientes no sólo se negaron sino que le mordieron “en un brazo y en el sobaco” y le causó “otras contusiones de carácter leve”. Aun así, permanecieron en el bar, por lo que los responsables llamaron a las autoridades correspondientes.

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron una patrulla de la Guardia Civil y otra de Policía Local. Identificaron a los responsables del altercado e insistieron en que se pusieran la mascarilla. Tras volverse a negar, procedieron a detener a los responsables de la agresión que ofrecieron resistencia de forma activa y causaron lesiones leves a uno de los agentes.

En libertad

Los dos hombres, residentes en Vizcaya, están acusados de como presuntos autores de un delito de resistencia y desobediencia y otro de lesiones leves. Asimismo, se las ha interpuesto una multa a cada uno por incumplimiento de las medidas sanitarias establecidas a causa de la pandemia del Covid-19.

El camarero al que mordieron también ha interpuesto una denuncia contra sus agresores. Los detenidos pasaron a disposición del Juzgado número 2 de Jaca, que decretó la libertad de ambos.