Menú Buscar
Una foto ilustrativa de un todo a cien chino donde ha ocurrido el caso viral

El caso viral del robo de las plantillas de 75 céntimos termina en absolución

La sentencia final se ha conocido este viernes después de que miles de usuarios de Twitter se hicieran eco de la desternillante historia

4 min

El caso viral del presunto robo de unas plantillas de 75 céntimos en un comercio chino ha terminado en absolución por parte del juez. El caso es algo estrambótico, pero cogió fuerza en Twitter después de que una usuaria llamada "Andrea" relatara lo sucedido en su cuenta. El caso ha llegado a miles de personas que esperaban conocer este viernes el veredicto final.

Los hechos ocurrieron en Gijón el 16 de mayo, y este miércoles se celebró el juicio. Al parecer y tal y como relata una de las trabajadoras, una mujer entró en la tienda y mientras observaba unas plantillas decidió ponérselas para salir del establecimiento sin abonar la cantidad de 0.75€.

El relato empezó así: "Lo cuento porque me aburro: Hoy hemos tenido un juicio con una señora que nos intentó robar unas plantillas de 75 céntimos. ¿Por qué? Por gilipollas". Con estas palabras comenzaba un hilo que se difundió rápidamente en la red social y que, entre las risas de los internautas, llegó a los medios de comunicación. Según contaba, su jefe "no era el típico chino cabrón, es más, es majísimo y super buena persona. Pero si le tocas los cojones mucho, pues le jode".

Descripción de los hechos

En su hilo en Twitter, la joven explicó desde la conversación con la señora, la llegada de los policías, la reacción de estos, así como la aparición en escena del marido. El comerciante aseguró que no quería interponer una denuncia, si no tan solo que la mujer se disculpara con él. Ante la negativa de la señora y su afán por tomar el pelo a los presentes, uno de los policías decidió actuar de oficio.

"Y el policía, que ya se iba, le casca: se acabó. La denuncio yo de oficio por caradura"

La historia quese puede leer en este hilo, ha terminado con absolución para la ladrona que se presentó al juicio con dos abogados, su marido, su hijo y una amiga. Mientras la mujer aseguró que nunca se negó a pagar las plantillas, el comerciante denunció que era la quinta vez que robaba en la tienda y señaló que llamó a la policía porque ella se puso "de chulería".

Multa 

El fiscal pidió condenar a la mujer por un delito leve de hurto con una pena de 25 días de multa con cuota diaria de 8 euros y la imposición de las costas. Sin embargo, la jueza ha indicado que no se aprecia que la mujer quisiera abandonar la tienda sin pagar el importe, por lo que principio de presunción de inocencia impide condenarla.