Menú Buscar
Una foto de archivo del youtuber detenido, Arab Andy

Detenido un youtuber que provocó una falsa amenaza de bomba

Arab Andy retransmitió en directo para su canal cómo provocaba una falsa amenaza de bomba en una universidad de Estados Unidos

3 min

Arab Andy es uno de los muchos youtubers con millones de seguidores que se dedican a grabar vídeos haciendo bromas pesadas a la gente. Sin embargo, el joven ha traspasado la raya en su última broma. La semana pasada fue arrestado después de provocar una falsa amenaza de bomba en una universidad norteamericana.

La hechos ocurrieron en el campus de la Universidad de Washington, Estados Unidos. Arab Andy se dirigió a una sala llena de gente y requirió la atención de los presentes. Acto seguido un mensaje pregrabado se escuchó en toda la habitación: “El C4 ha sido activado con éxito. La cuenta atrás de la explosión de la bomba se ha iniciado con éxito”. Tras estas palabras sonaron sirenas e incluso una explosión, lo que causó el pánico entre los asistentes, que rápidamente huyeron hacia la calle.

Una broma en directo

La finalidad del youtuber era gastar una broma pesada. No llevaba consigo ningún explosivo, sino el única arma que portaba Arab Andy era su teléfono móvil, con el que estaba emitiendo en directo a través de su canal de YouTube todo lo que sucedía.

La retransmisión duró hasta que llegó al exterior de la universidad, donde sucedió algo que no esperaba: se encontró con un policía que procedió a su detención para ponerlo a disposición judicial. Según la ley de Washington, una falsa amenaza de bomba está considerada como un delito de clase B, por lo que Arab Andy podría pasar hasta diez años en la cárcel, además de enfrentarse a una multa de 20.000 dólares. Por el momento, después de su detención el juez ha fijado su fianza en 75.000 dólares.

Donaciones a cambio de bromas

No es la primera broma de este tipo que gasta Aran Andy, que se ha hecho famoso en YouTube por transmisiones en directo de este estilo. Unas retransmisiones polémicas por su contenido y su finalidad, ya que el youtuber solicita donaciones a sus suscriptores a cambio de reproducir polémicos sonidos que ellos mismos le envían. Una mecánica que en internet se conoce como TTS.