Menú Buscar
Una imagen de un aeropuerto donde se deben implementar medidas anti-covid / Free-Photos EN PIXABAY

El Prat, un aeropuerto seguro en tiempos de coronavirus

El aeropuerto de la Ciudad Condal cuenta con cámaras termográficas para detectar temperaturas anormales entre los viajeros

Noelia Hontoria
6 min

El sector turismo es uno de los más afectados por la pandemia. La incertidumbre ante la evolución de la enfermedad, unida a que en los hoteles, aeropuertos, estaciones, etc., confluyen muchas personas, está castigando al sector este verano. Por eso, los responsables de estos lugares están implementando medidas para garantizar la seguridad de los viajeros. Una de estas medidas es la llamada red de Aeropuertos Seguros, que tienen algunas novedades para luchar contra la covid-19 y poder disfrutar de la magia de los viajes de una forma tranquila y segura.

AENA ha sido la encargada, junto con la compañía tecnológica Indra y Sanidad Exterior, de valorar cuáles son los medios necesarios para implantar medidas anti-covid y hacer de los aeropuertos españoles un lugar de tránsito seguro, libre de virus. La tecnología es la aliada para conseguir el objetivo y, entre las opciones empleadas, se están utilizando cámaras termográficas en 13 aeropuertos españoles. Se está priorizando aquellos aeropuertos que tienen un mayor tráfico, para tratar de hacer que las medidas tenga la mayor repercusión posible.

Control de temperatura

En base a estas medidas que se están tomando en algunos aeropuertos, se podría decir que, actualmente, los más seguros de España son: Madrid – Barajas, Barcelona – El Prat, Palma de Mallorca, Málaga, Alicante, Ibiza, Gran Canaria, Tenerife Sur, Valencia, Lanzarote, Sevilla, Fuerteventura y Menorca. Para la elección de estos y no de otros se ha considerado el tráfico de viajeros y el peso en esta temporada estival en la que proteger la seguridad de turistas y residentes es la prioridad por encima de cualquier otro detalle.

Viajero esperando a su avión en el aeropuerto Barcelona-El Prat / PIXABAY
Viajero esperando a su avión en el aeropuerto Barcelona-El Prat / PIXABAY

El sistema consiste en la integración de cámaras fijas y cámaras móviles que realizan controles aleatorios mediante cámaras con sensores termográficos que son capaces de medir la temperatura corporal de una forma muy precisa. Además, otra gran ventaja de esta medida es que los viajeros pueden moverse a su ritmo, sin tener que pasar por controles que dificultarían el tráfico de turistas y que crearía zonas calientes por aglomeración de personas en las colas de espera o en ciertos puntos del aeropuerto en los que normalmente se podrían masificar más.

Reconocimiento de mascarilla

Esta solución inteligente, además de detectar su temperatura corporal y valorar si alguien puede tener fiebre, también es capaz de reconocer si la persona lleva mascarilla. Si detecta que algún viajero tiene una temperatura superior a la normal, se envía una alerta de síntoma de enfermedad y es entonces cuando entra en juego la acción humana. Esta y otras iniciativas forman parte del paquete de soluciones Passenger Flow que Indra está instalando en varios aeropuertos para que desplazarse en avión no sea un problema de seguridad nacional.

Un avión esperando recibir pasajeros en uno de los aeropuertos seguros / Dominic Wunderlich EN PIXABAY
Un avión esperando recibir pasajeros en uno de los aeropuertos seguros / Dominic Wunderlich EN PIXABAY

Para ello, usa la Inteligencia Artificial y el Big Data, poniendo la tecnología al servicio de las personas. Hoy en día, las soluciones tecnológicas pueden ayudar mucho a frenar los contagios y a hacer que los desplazamientos y la movilidad se realicen de forma segura. Porque, además de medir temperatura o comprobar uso de mascarilla, también se puede detectar si hay aglomeraciones en algunos de los puntos más complicados (como controles de seguridad, mostradores de facturación, zonas de embarque, cafetería…).

Anticipar comportamientos

También, otra de las medidas anti-covid de estos aeropuertos españoles es tratar de reducir las zonas de contacto y optar más por opciones inteligentes en las que el viajero pueda pasar por el aeropuerto sin tener que tocar superficies (o al menos las mínimas posibles), gracias a la digitalización de toda la infraestructura y a las llamadas soluciones Smart. También, se pueden predecir comportamientos de los viajeros, para adaptar los flujos de las operaciones y evitar posibles situaciones de riesgo que podrían provocar un rebrote surgido en dichas instalaciones.

Aunque en los aeropuertos españoles se están implementando medidas de seguridad tan modernas como estas, hay que tener en cuenta que bajo la responsabilidad del viajero queda seguir las normas básicas que aplicaría en cualquier otro lugar: mantener la distancia de seguridad, usar mascarilla, lavarse frecuentemente las manos, evitar tocarse la cara y cancelar cualquier desplazamiento o salida de casa si se presenta algún síntoma que pueda estar relacionado con la enfermedad de la covid-19.