Menú Buscar
Loncha de queso y leche / PIXABAY

Los riesgos del queso en lonchas: importado y con aditivos

Países del entorno de la Unión Europea intentan penetrar en el mercado español a través de precios bajos

2 min

El consumo de quesos españoles baja mientras que los extranjeros se adueñan del mercado. La compra de elaboraciones autóctonas ha caído un 3,1% en los últimos cuatro años, mientras que las exportaciones se han disparado un 20%, según datos del Ministerio de Agricultura. El motivo se debe a la amplia oferta procedente de países como Alemania, Francia y Holanda y que se suelen vender en lonchas a través de marcas blancas.

Por norma general se trata de quesos muy similares unos a los otros, realizados con los excedentes de leche y con precios muy competitivos. Además, las empresas extranjeras productoras de este alimento intentan penetrar en el mercado español con precios más bajos que los que marcan en sus propios países y poco compatibles con los precios de la leche que se paga a los ganaderos, según el director de la Federación Nacional de Industrias Lácteas (Fenil), Luis Calabozo, en declaraciones a ABC.

Presencia de aditivos

De hecho, hay países del entorno de la Unión Europea, como Holanda, que producen cantidades muy por encima de las que su propio mercado puede absorber y que se destina a la exportación. Se tratan de grandes producciones que permiten la venta a precios bajos. Así, el consumidor final se encuentra en muchos casos persuadido por un producto barato y se olvida de que existen alternativas nacionales que también presentan costes asequibles.

Además, una de las cosas que suele obviar el consumidor al comprar estos quesos es que estos productos, comercializados en lonchas, rallados y barras, suelen contener en su mayor parte aditivos, almidón o fibras vegetales que se usan como sustitutos de la grasa láctea. De ahí radica la importancia de leer correctamente los etiquetados.