Menú Buscar
Camas elásticas en el centro de salting de Granollers / Site Oficial Salting

¿Aún no sabes qué es el salting?

Esta nueva modalidad ha revolucionado por completo el mundo del deporte combinando el ejercicio con la diversión

6 min

Saltar es un tipo de ejercicio utilizado en casi todos los deportes para potenciarlos. Fútbol, boxeo, baloncesto, todos ellos trabajan de forma específica el salto, ya sea para ganar agilidad, movilidad o porque es útil en su disciplina. Además, según un estudio del Instituto Politécnico de Leiria, el simple salto con una cuerda mejora la coordinación, la agilidad y la capacidad cardiorrespiratoria. A todas estas virtudes, algunas empresas le han sumado la diversión.

El salting es una pseudo disciplina que consiste en recorrer saltando diferentes tipos de obstáculos, todo ello secundado con camas elásticas. En los grandes centros forrados de esponja cualquier persona puede liberar adrenalina, divertirse y hacer ejercicio saltando por todos sus rincones. Cataluña ya cuenta con hasta 12 centros que ofrecen estos servicios, aunque algunos de ellos sí que están especialmente pensados para niños.

El movimiento del salting

Los nuevos tiempos buscan innovar en todas las disciplinas posibles, pero si una se impone por encima del resto es la del deporte. En los últimos años han surgido modalidades muy variopintas y formas de practicar ejercicio mucho más "amenas". Los gimnasios ya no se componen de grandes salas donde solo hay pesas y máquinas de cardio, sino que se busca divertir a través de diferentes clases guiadas más movidas.

En este punto ha surgido el salting, que viene de la mano de una empresa con el mismo nombre. Estas zonas se han convertido en un espacio donde disfrutar a ritmo de saltos. Todos los centros cuentan con monitores que orientan a sus clientes para que la práctica sea segura y disfruten al máximo. Además, es una opción perfecta para las fiestas de cumpleaños de los más pequeños.

Para grandes y pequeños

Que la costumbre habitual sea ver a niños disfrutando de las camas elásticas, no significa que estos centros no estén pensados también para los más mayores. De hecho, todos los salting de Cataluña cuentan con zonas especiales y más complejas para que los jóvenes y adultos también se desenvuelvan. En este caso, siempre guiados por un monitor podrán realizar diferentes piruetas y saltos que siempre acaban en una piscina de esponjas para no sufrir ningún daño.

 

Como bien afirman en su página web, “salting es sacar al niño que llevas dentro”. No solo por el ejercicio que aporta, que nos llevará hacia una vida más saludable, sino porque rompe con la concepción de ejercicio monótono y difícil de hacer continuado en el tiempo. También es un buen espacio para iniciarse en el parkour, puesto que la mayor parte de los ejercicios se basan en eso, y si ya se es un experto, en estos centros es posible practicar sin miedo a caídas.

Mejor en cama elástica

Según un estudio de la NASA del que se hicieron eco otros investigadores en la revista Journal of Applied Physiology, saltar en cama elástica muestra mejores beneficios que salir a correr, siempre que el objetivo no sea mejorar en esa disciplina, sino que esté más enfocado a la pérdida de grasa. El motivo principal es por el bajo impacto que tiene el salto en una cama elástica, en comparación con la dureza del suelo por donde se corre.

Tobillos y rodillas sufrirán mucho menos cuando la superficie sobre la que se trabaja es flexible. Por otro lado, tienen un significado muy parecido a la hora de perder peso ya que tanto saltar como correr, aceleran la frecuencia cardíaca y el consumo de oxígeno en una medida parecida. La diferencia fundamental radica en que es necesario una sesión mucho más corta de cama elástica. 

Centros en Catalunya

A la hora de elegir cualquiera de los salting que hay en territorio catalán, habrá que saber la edad de cada persona puesto que hay algunos que solo son específicos para niños. En concreto dos, que están en L’Hospitalet y en Esplugues de Llobregat. El resto sí están adaptados a personas de cualquier edad y están en: Sant Fruitós de Bages, Garraf (Barcelona), Granollers, Lleida, Mataró, Tarragona y Sabadell. 

Los horarios que tienen estos centros son de lunes a viernes de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 21:00, y los fines de semana de 10:00 a 21:00 de forma ininterrumpida. El precio varía en función del tiempo, la opción más económica son 15 minutos que cuestan 4 o 4,5 euros, hasta una hora que cuesta entre 10,5 o 12,5 euros.