Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Yulen Pereira en 'Supervivientes 2022' / MEDIASET

Yulen se sincera sobre su relación con Anabel Pantoja: "Hacía tiempo que no sentía estas cosas"

A pesar de que la sobrina de Isabel Pantoja se ha convertido en el máximo apoyo del esgrimista en la isla, todavía no se ve en Cantora

3 min

Se veía venir. Yulen Pereira y Anabel Pantoja tenían todas las papeletas para ser la pareja que surgiese en esta edición de Supervivientes. Algo que poco a poco se está gestando. A pesar de que empezaron el concurso como uña y carne, ahora la sobrina de Isabel Pantoja y el esgrimista están separados en diferentes grupos

Un cambio de mecánica que, mientras que a la influencer le ha servido para darse cuenta --mientras lloraba a moco tendido-- de que echa muchísimo de menos a su compañero, el madrileño ha decidido confesarse y expresar sus verdaderos sentimientos por ella: "Anabel es una persona que con ella he sentido cosas que hace tiempo que no sentía".

Estrecha relación

Yulen reconoce que tiene 27 años y quiere "algo serio ya. Hace años que no dormía tanto abrazado a una mujer". Sin embargo, no cree que sea la persona con la que tenga hijos ni se ve todavía en Cantora: "La conozco de nada y menos. Yo quiero una mujer que tenga su espacio, que no me atosigue...". Vamos, todo lo contrario a Anabel.

Una opinión que también comparten sus compañeros, en especial Kiko Matamoros, que ha sido de lo más crítico con su relación: "Yo saldría corriendo, si crees que es la mujer que te va a hacer feliz... Ella tiene una historia que no tiene resuelta, entonces también me plantearía el papel de parche", ha comentado refiriéndose a su relación con Omar Sánchez

¿Son compatibles?

Así las cosas, Yulen ha querido dejar claro cuáles son sus gustos en cuanto a las mujeres: "Antes mi prototipo eran las chicas del norte, rubias, ojos claros, alta, pechugona, culona. Ahora estoy cambiando un poco el estereotipo. Ahora me fijo más un poco en morenas, con más acento, más afrodisíacas, más salvajes...".

Por su parte, Anabel ha decidido apaciguar el dolor de la ausencia del esgrimista pensando mucho en él. La sobrinísima utiliza su tiempo libre en la isla para hacerle un collar con lo que se va encontrando por la playa para dárselo cuando se puedan volver a reunir en las galas, tres veces por semana. "No es suficiente", reconoce apenada.