Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El duque de Edimburgo, Felipe Mountbatten, marido de la reina Isabel II / EP

Felipe de Edimburgo, una vida en imágenes

El tercer miembro de la realeza británica más longevo de la historia falleció después de casi 100 años plagados de altibajos y momentos sorprendentes

1 min

El príncipe Felipe de Edimburgo, consorte de la reina Isabel II, ha fallecido este viernes 9 de abril a los 99 años, tres meses antes de cumplir el centenar. Con su muerte, pone fin a una historia de amor digna de una serie, pero también plagada de controversias.

Con una infancia complicada desde que nació, cada paso que dio en su vida supuso un nuevo obstáculo que superar. Pero el amor hacia su mujer --de la que decía ir siempre “tres pasos por detrás”-- y el apoyo mutuo que se dieron los monarcas lo ayudaron a continuar hacia adelante hasta que tuvo que retirarse de la vida pública debido a sus problemas de salud.

Siga toda la actualidad en el canal de Telegram de Crónica Directo

El palacio de Mon Repos, lugar de nacimiento de Felipe de Edimburgo
1/11

El palacio de Mon Repos, lugar de nacimiento de Felipe de Edimburgo

Nacido en la isla griega de Corfú en 1921, la infancia de Felipe de Edimburgo no fue fácil. Hijo de Andrés de Grecia y Alicia de Battenberg, su familia tuvo que huir de su país natal tras la derrota de Grecia en la guerra contra Turquía, en 1922. Se instalaron cerca de París hasta que, con tan solo 18 meses, el monarca viajó dentro de una caja de naranjas a bordo de un barco de la Marina Real británica que envió el rey Jorge V para recogerlos.

Escuela de Gordonstoun, el internado escocés en el que fue educado
2/11

Escuela de Gordonstoun, el internado escocés en el que fue educado

El príncipe de Edimburgo nunca tuvo mucho contacto con su madre, internada en un manicomio con esquizofrenia, y durante toda su infancia lo cuidaron otros familiares. Sus cuatro hermanas se casaron con príncipes alemanes, lo que ayudó a su familia a superar la pobreza que atravesaban, y los codeó con los grandes líderes del nazismo, incluido Hitler. Su educación siempre estuvo basada en la disciplina: primero en el colegio privado Salem de Alemania, una escuela muy dura que preparaba a los futuros dirigentes nazis. Y luego en el internado de Gordonstoun, en Escocia, un centro de educación militar que se caracterizaba por las duchas de agua fría al amanecer y un sometimiento sobrehumano al ejercicio físico. Este colegio marcó su vida y, obligó a su hijo Carlos a estudiar allí para prepararlo como futuro rey y “convertirlo en un hombre”.

Retrato de la coronación de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo
3/11

Retrato de la coronación de la reina Isabel II y el duque de Edimburgo

En 1939, al terminar sus estudios, Felipe se enroló en la Marina Real británica, convirtiéndose en el subcomandante de la Armada más joven. Ese mismo verano conoció a la princesa Isabel. Ella solo tenía 13 años para entonces, y él 19. Aquel joven alto, rubio y atlético causaba sensación entre las chicas, pero quien consiguió su corazón fue Isabel II. Durante la Segunda Guerra Mundial, se intercambiaron cartas mientras ella lo esperó hasta 1946 para casarse, y la boda llegó el 20 de noviembre de 1947. El ya príncipe Felipe adquirió la nacionalidad británica, se cambió el apellido materno a Mountbatten, y renunció a todos sus derechos en la Corona griega.

El gesto de Isabel II que puso en jaque su matrimonio
4/11

El gesto de Isabel II que puso en jaque su matrimonio

Después de casarse, Jorge VI, padre de Isabel, otorgó a Felipe los títulos de duque de Edimburgo, conde de Merioneth, barón de Greenwich y caballero de la Jarretera. Durante los primeros años, el matrimonio mantuvo una buena relación, pero cuando Isabel tuvo que suceder a su padre, fallecido en 1952, el equilibrio de poder en la pareja se rompió. Felipe tuvo que renunciar a gran parte de su trabajo para poder estar al lado de su mujer, y le costó adaptarse a la vida a la sombra de su esposa al pasar a ser tan solo el “príncipe del consorte” de Isabel II. La reina no renunció al apellido Windsor a favor del suyo, Mountbatten, un gesto que para él supuso una gran humillación pública: “No soy más que una maldita ameba. Soy el único hombre en el país al que no se le permite darles su nombre a sus hijos”, habría declarado.

El viaje en solitario del duque de Edimburgo que hizo rectificar a la reina
5/11

El viaje en solitario del duque de Edimburgo que hizo rectificar a la reina

Felipe e Isabel se sumergieron en una crisis matrimonial, y él entonces emprendió un largo viaje en solitario que fue interpretado como el inicio de una ruptura informal. Fue entonces cuando se dispararon los rumores de infidelidad, aunque ninguna de ellas se llegó a confirmar. Cuando volvió, en 1957, los monarcas arreglaron sus problemas, e Isabel lo simbolizó al otorgarle a su marido el título de príncipe del Reino Unido y reconocer a sus hijos con el apellido Mountbatten-Windsor.

Lady Di, el motivo de la pésima relación con su hijo Carlos
6/11

Lady Di, el motivo de la pésima relación con su hijo Carlos

Los monarcas intentaron educar lo mejor posible a sus hijos, pero tres de ellos acabaron su matrimonio en divorcio. “Con lo bien que creíamos que les habíamos educado”, dicen que le dijo Isabel a Felipe. Una frase que, al parecer, pronunció en 1992, cuando se destapó el idilio del príncipe Carlos con Camilla Parker-Bowles. Según fuentes cercanas a la Casa Real británica, el duque de Edimburgo nunca habría llegado a entenderse con el heredero al trono, dado que su hijo nunca le habría llegado a perdonar que le presionara a casarse con Diana Spencer, Lady Di, para apartarlo de Camilla, de quien siempre estuvo enamorado. 

La reina Isabel II y el duque de Edimburgo viajaron a nuestro país en 1988
7/11

La reina Isabel II y el duque de Edimburgo viajaron a nuestro país en 1988

La reina Isabel II y el duque de Edimburgo viajaron a nuestro país en 1988, donde visitaron el palacio de las Cortes y observaron de primera mano los impactos de bala en el techo del hemiciclo siete años después del 14F, el intento de golpe de Estado de Antonio Tejero. Junto a ellos están el ministro de Asuntos Exteriores británico, Geoffrey Howe, y el presidente del Congreso de los Diputados, Felix Pons.

Un tour por España junto a los reyes Juan Carlos I y Sofía de Grecia
8/11

Un tour por España junto a los reyes Juan Carlos I y Sofía de Grecia

Durante los cinco días que duró el viaje a España, Isabel II y Felipe de Edimburgo dieron una vuelta por el país acompañados de los reyes Juan Carlos I y doña Sofía. Además de Madrid, los monarcas británicos pudieron visitar Sevilla, Barcelona y Mallorca. Y para los más avispados, los que recuerdan que el duque de Edimburgo nación en Grecia sí: el duque y la reina Sofía son familia. Concretamente, tío y sobrina en segundo grado.

Isabel II y el duque de Edimburgo en un partido de Wimbledon
9/11

Isabel II y el duque de Edimburgo en un partido de Wimbledon

Felipe de Edimburgo fue un gran amante de los deportes, aunque su verdadera pasión fueron los caballos. El príncipe era el mejor en las carreras de carros de caballos, e incluso llegó a representar al Reino Unido en tres competiciones europeas y seis mundiales. Asimismo, fue un gran aficionado al polo, la navegación y la caza. Además, siempre estuvo muy concienciado con el medio ambiente, y eso le llevó a convertirse en miembro del Fondo Mundial para la Naturaleza, en 1959. Organización de la que fue nombrado presidente en 1981: "Si tenemos esta diversidad extraordinaria en el planeta, es terriblemente tonto destruirla. Todas estas otras criaturas tienen el mismo derecho a existir. No tenemos derechos anteriores sobre la tierra que cualquier otra especie y, si están aquí, les daremos la oportunidad de sobrevivir", dijo en una ocasión a la BBC

Así pasó los últimos años de su vida: aislado, jubilado y con problemas de salud
10/11

Así pasó los últimos años de su vida: aislado, jubilado y con problemas de salud

El príncipe estuvo desde 2017, a los 96 años, retirado de la vida pública oficial de la monarquía y descansó durante sus últimos años en Wood Farm, su casa de campo en Sandringham. Desde su retirada, Felipe de Edimburgo se dedicó a la lectura y la pintura. Su último cumpleaños, en julio del año pasado, lo celebró en la intimidad junto a la reina. Se mantenía en contacto con sus hijos y nietos a través de escasas videollamadas. Privado de la conducción y con recurrentes problemas médicos, los últimos años del príncipe los destinó, por fin, a vivir al margen de sus deberes regios, ya sólo como esposo y jubilado tardío.

Habría cumplido 100 años dentro de tres meses
11/11

Habría cumplido 100 años dentro de tres meses

Felipe de Edimburgo ha sido el tercer miembro de la familia real británica más longevo de la historia. El monarca solo fue superado por su suegra, la Reina Madre, que falleció en 2002 a los 101 años, y la princesa Alicia, tía de la reina Isabel II, que vivió hasta los 102 años. El pasado el 16 de febrero, después de una indisposición de la que no llegaron a trascender muchos detalles, se sometió "con éxito" a un procedimiento médico para tratar un problema cardíaco en el hospital de St Bartholomew de Londres. Y este viernes 9 de abril, ha fallecido tres meses antes de cumplir los 100 años.