Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Javier Santos, hijo no reconodico de Julio Iglesias /EP

El Tribunal Supremo no reconoce a Javier Santos como hijo de Julio Iglesias

El letrado del joven asegura estar dispuesto a llevar el caso al Tribunal Constitucional e incluso al Tribunal Europeo de Derechos para que el cantante reconozca la filiación de su cliente

2 min

Victoria para Julio Iglesias. El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso de paternidad presentado por el abogado de Javier Sánchez Santos, el joven de 44 años que declara ser hijo no reconocido del artista.

Este nuevo revés para el valenciano llega después de que la misma sala civil del tribunal declarase "firme" el fallo de la Audiencia de Valencia en la que no se reconocía a Santos como hijo de Iglesias.

Amenaza con llevarlo a Europa

En este sentido, el TS ha desestimado el recurso presentado, puesto que considera que no hay motivos suficientes por "carencia manifiesta de fundamento e inexistencia de interés casacional". Por su parte, Fernando Osuna, letrado del de Santos, asegura estar dispuesto a llevar el caso al Tribunal Constitucional e incluso al Tribuenal Europeo de Derechos de Estrasburgo.

Osuna alega que hace dos años la justicia le dio la razón, --el juzgado de primera instancia número 13 de Valencia-- al presentar una prueba de ADN en la que presuntamente se determinaba que había el 99,9% de probabilidades de que el cantante fuera el progenitor de Javier Sánchez.

Una prueba de ADN

Sin embargo, la prueba no fue realizada al propio cantante. De hecho, el gallego ya rechazó someterse al examen genético a finales de la década de los 90, cuando el testimonio de Santos salió a la luz. Si bien la muestra presentada por el valenciano procede de Julio José Iglesias, el segundo hijo en común del músico e Isabel Preysler y, en consecuente, su presunto hermano.

Para la obtención del material, el bufete de Osuna envió a un detective especializado en reclamaciones de paternidad a Miami para realizar un seguimiento exhaustivo al segundo vástago del intérprete. Durante esos días, el enviado recolectó hasta quince objetos en los que habría contenido genético suficiente -- botellas, chicles, latas, servilletas y pañuelos de usar y tirar-- que Julio José habría desechado.