Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sylvia Pantoja en 'El Programa del Verano' / MEDIASET

Sylvia Pantoja se posiciona en el conflicto entre Kiko Rivera e Isabel: "Ha crecido engañado"

La prima de Isabel Pantoja admite que quiere tener una conversación con ella para conocer el motivo de su distanciamiento

3 min

Slyvia Pantoja lo tiene claro. En la guerra mediática que se formó el año pasado a raíz de la herencia envenenada en la familia de los Pantoja, ella está a favor de Kiko Rivera. “Yo me pongo en el lado de Kiko, es un niño que ha crecido engañado y es muy fuerte”, se ha confesado este medio día en El Programa del Verano.

La cantante ha acudido al programa de Telecinco para promocionar su último single y repasar su paso por Supervivientes. Sin embargo, ha sido inevitable que los colaboradores le pregunten por el conflicto entre su prima y su sobrino. La exparticipante del reality más extremo de Mediaset ha confesado que todavía no ha tenido contacto con Kiko pero que desearía que se produjese un reencuentro.

A favor de Kiko

En la misma línea, comenta apenada que jamás hubiera podido pensar que se rompería la fuerte unión que tenían madre e hijo: “Pensé que esa unión era para toda la vida, era su niño, su sangre, el mejor legado que le dejó Paco…”.

Es por ese motivo que se moja y se posiciona al lado de Kiko: “Una madre es una madre y un hijo es un hijo, por muy mal que se porte cada uno. Pero en este caso, el pobre ha crecido sin saber nada y lo han utilizado”.

Relación rota con Isabel

Sylvia ha reconocido en el programa que su relación con la familia Pantoja es mala, aunque con Isa Pantoja se lleva bien, cosa que quedó demostrada en La Última Cena. Por lo que respecta a su prima, es, sin duda alguna, la relación que más le duele a la cantante.

“Sinceramente, si tuviese la oportunidad de estar con ella, yo sí quisiera saber qué pasó. Quiero escuchar de su voz qué pasó por su pensamiento, por su cuerpo y por su manera para estar conmigo como está”, ha confesado Sylvia. Un conflicto en el ni pincha ni corta pero en el que, inevitablemente, se ha visto salpicada.