Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La periodista Sol Malacuso desde Kiev /CUATRO

La súplica de Joaquín Prat a una periodista de Mediaset en Ucrania: "Tira ya para el refugio"

La joven reportera lanza desde Kiev un mensaje tranquilizador a su familia mientras se escuchan explosiones detrás de ella

3 min

A última hora de la tarde de este jueves, Sol Macaluso, periodista de Mediaset en Ucrania, conectaba en directo con Cuatro al día, el espacio noticiero que presenta Joaquín Prat en la segunda cadena del grupo audiovisual. Desde Kiev, la reportera en zona de guerra lanzaba una conmovedora súplica al presentador tras finalizar una primera conexión.

Visiblemente nerviosa, la argentina pedía paso para informar de que estaba viviendo en directo varias explosiones en directo. “Hemos escuchado hasta cinco detonaciones. Hay alarma, empieza a haber caos en la calle”, relataba Macaluso, cuando aterrada por el pánico ha mandado un mensaje a su familia.

El mensaje de Sol a su familia 

“Quiero llevar la tranquilidad a mi familia, vamos a estar bien, lo prometo”, aseguraba la joven mientras de fondo se escuchaban las detonaciones provocadas por las bobas de los rusos. Segundos después, Prat se ha visto obligado a cortar la conexión con la reportera y pedirle que se pusiera a cubierto: “Vete al refugio, por nosotros no vas a poner en peligro tu integridad física. Venga Sol, tirando para el refugio, cuídate, un beso”, le ha dicho el presentador preocupado.

Finalmente, a los pocos minutos, la joven volvía a aparecer en pantalla, esta vez mucho más tranquila y serena. “Se están escuchando bombardeos cada diez minutos, pero dentro de lo que cabe estamos tranquilos dado el contexto de la situación”, ha explicado.

Traslado de Kiev a una zona residencial

“El día de hoy no lo voy a olvidar jamás”, declaraba ante Joaquín, mientras este le contaba que en los pocos minutos que han transcurrido entre ambas conexiones ha recibido centenares de mensajes de preocupación en su teléfono. Malacuso reconoce que tanto ella como su cámara han sido afortunados, ya que han podido abandonar el hotel del centro de la capital ucraniana en el que se encontraban junto al resto de periodistas a primera hora de la mañana.

Posteriormente han sido trasladados a una zona residencial del norte de la ciudad. Es desde allí, donde la reportera ha realizado las conexiones para la cadena de Mediaset y desde donde da a conocer que los rusos están bombardeando una zona "sensible" en la que viven centenares de niños.