Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Flores y Olga Moreno / EP

Rocío Flores y Olga Moreno: misma operación, diferentes resultados

Ambas se sometieron a una lipoescultura que les ha dejado graves consecuencias

3 min

Fue hace un par de semanas que Rocío Flores y Olga Moreno acudían juntas a una clínica estética para operarse de lo mismo. Ambas se sometieron a una lipoescultura, un tratamiento que consiste en un remodelado de la silueta. Mientras que la influencer quería retocarse las secuelas de su paso por Supervivientes, la ganadora del reality pretendía aumentar su figura. 

Una intervención nada fácil, pues requiere de un largo postoperatorio del que las dos se han quejado en numerosas ocasiones. Asimismo, tuvieron que guardar reposo absoluto durante una semana y después llevar una faja y una tabla para mantener la postura. Una misma operación pero que ha resultado tener diferentes consecuencias para cada una de ellas. 

Ro encantada...

Por su parte, la hija de Antonio David Flores ya ha retomado sus labores profesionales y reapareció en El Programa de Ana Rosa. Eso sí, de pie y sin poder moverse. Además, en sus redes sociales presumió con una foto de cuerpo entero de cómo había sido el resultado de la operación con su cintura de avispa y su esbelta figura

Historia de Rocío Flores en Instagram / @rotrece
Historia de Rocío Flores en Instagram / @rotrece

"Ya estoy viendo los resultados y esto que estoy súper inflamada y solo han pasado 15 días. No me arrepiento. Es algo que quería hacer", ha confesado la influencer. Aunque aún tenga algún tipo de molestias, está encantada con cómo se ha desarrollado la operación. 

...y Olga arrepentida

Algo que no comparte Olga Moreno. La ganadora de Supervivientes 2021 no se ha dejado ver mucho en estas últimas semanas, ni tampoco ha hecho ninguna declaración al respecto. Sin embargo, según pudo saber la reportera de Ya es mediodía, Adriana Dorronsoro, la sevillana "se arrepiente de habérsela hecho". 

Al parecer, está un poco fastidiada después de la operación y no se esperaba cómo iba a ser el proceso de recuperación. Una intervención que ha resultado ser más incómoda de lo esperado, pero de la que ya no pueden dar marcha atrás. Ni para bien ni para mal.