Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
'Sálvame', investigado por la 'operación Deluxe' MEDIASET

La productora de 'Sálvame', contra las cuerdas por la 'operación Deluxe'

La policía investiga si La fábrica de la tele pagó un extra a Gustavo González por el espionaje de famosos por si existe un delito de cohecho

3 min

La operación Deluxe sigue en marcha. Las filtraciones se van produciendo y ya se conocen hasta 180 nombres por los que presuntamente el colaborador de Sálvame Gustavo González habría preguntado a la policía.

Las últimas revelaciones indican que el reportero habría actuado en connivencia con dos de los directores del espacio, David Valldeperas y Alberto Díaz, ambos despedidos hace pocas semanas. A González tampoco se le ve el pelo desde hace tiempo.

Datos sospechos

Con este panorama y las bajas audiencias, la productora de Sálvame, La fábrica de la tele, parece estar entre las cuerdas. Ahora, según revela el portal Libertad digital, buscan en la nómina de González por si puede haber cohecho.

Un informe del Grupo VI de la Unidad de Asuntos Internos de la policía citado por el medio, indicaría dos cosas. Por un lado, que el colaborador no estuvo de autónomo sino como empleado en plantilla en 2017 y 2018. Lo curioso es lo que queda registrado en ella.

Nóminas

Gustavo González recibió por 12 días trabajados en enero de 2018 cobra 18.526,32 euros en neto, con un salario base de 344,52€ al que se le sumó como “complemento a bruto” 24.958,12 euros, los impuestos hicieron el resto.

No fue una excepción, en febrero de ese año es complemento fue 6.575,62 euros y por nueve días trabajados entre el 5 y el 31 de diciembre de 2017, cobró un sueldo un neto de 11.816,63€. La policía se pregunta a qué se deben esos extras y si tienen relación con el caso.

Pago a un agente

El informe del caso sospecha de que el colaborador pudo preguntar por expedientes policiales de cerca de dos centenares de famosos para descubrir si tenían algún asunto que resolver con la policía o antecedentes. Se pidieron incluso documentos de identidad e información sobre sus domicilios, datos estrictamente privados y confidenciales.

En la investigación también estaría implicado el agente Ángel Jesús Fernández Hita, quien habría facilitado alguna de información solicitada por González, a cambio de 500 euros. Un dinero que fue lo que llevó a la comisaría a abrir un expediente interno que acabó por destapar el caso que ha puesto en aprietos a La fábrica de la tele.