Menú Buscar
El Príncipe Harry renuncia al trono británico / AGENCIAS

El Príncipe Harry y otros royals que se han reído del trono

Tras la renuncia del Príncipe Harry y Meghan Markle, repasamos otros casos en los que miembros de la Familia Real renunciaron a sus privilegios

Noelia Hontoria
1 min

El Príncipe Harry y Meghan Markle han sido los últimos en renunciar a los privilegios de la Familia Real, sin embargo, no son los únicos. A lo largo de la historia, diferentes miembros de la realeza han evitado su destino y han tomado las riendas de su propia vida, dejando atrás su linaje real. La mayoría de ellos lo han hecho por amor. Otros, por negocios u otros motivos de lo más diversos.

Harry y Meghan renuncian a la Familia Real Británica / EUROPA PRESS

En el Reino Unido, un país muy ligado a la monarquía históricamente, Harry no ha sido el único en abdicar. El último caso sucedió en 1936, cuando Eduardo VIII renunció a su posición como rey heredero para poder contraer matrimonio con la mujer que amaba.

Príncipe Harry
1/6

Príncipe Harry

El caso del Príncipe Harry no es el de un rey que abdica, ya que, actualmente, él ocupa el sexto lugar en la línea de sucesión, por detrás de su padre, su hermano y sus tres sobrinos. Harry y Meghan, actriz de profesión, contrajeron matrimonio en 2018 y, aunque se les ha podido ver en actos públicos de la realeza, han decidido separar sus caminos.

El linaje de Harry no ha impedido a la pareja vivir su amor, pero sí ha supuesto un impedimento para tener una vida independiente. Los duques de Sussex desean vivir en Canadá, junto a la madre de Meghan, y mantener a su hijo Archie alejado de la vida mediática.

Princesa Ayako
2/6

Princesa Ayako

La realeza de Japón sí es muy estricta en cuanto a los matrimonios de sus miembros. Ayako, perteneciente a la familia imperial Takamado e hija de Norihito, se enamoró de un plebeyo, un hombre de negocios llamado Kei Morilya, con quien decidió contraer matrimonio y fruto del cual nació su primer hijo en el año 2019.

Su boda supuso su expulsión inmediata de la familia imperial, ya que las normas vigentes prohíben el matrimonio entre la realeza y los plebeyos. Sin embargo, por este movimiento, la Princesa Ayako tuvo que ser indemnizada con 900.000 euros.

Balduino I de Bélgica
3/6

Balduino I de Bélgica

Un caso muy curioso es el de Balduino I de Bélgica. El rey belga, que estableció su residencia de verano en las costas de Granada, renunció a su corona durante tres días, el tiempo necesario para no tener que ratificar una nueva normativa que era contraria a sus creencias. Se trata del aborto, una ley que aprobó el Parlamento y de la que Balduino I quiso quedar fuera de cualquier decisión. Tras su aprobación, regresó al trono.

Chris O’Neill
4/6

Chris O’Neill

La princesa Magdalena de Suecia no ha renunciado a sus títulos, pero sí lo ha hecho su marido, Chris O’Neill, quien ha buscado la fórmula para vivir su amor sin tener que renunciar a su independencia. El empresario quiere dedicarse a sus negocios sin tener que rendir cuentas a la familia real.

Actualmente viven fuera de Suecia, pero se plantean el regreso para que sus hijos no pierdan sus derechos en la Corona sueca.

Cristina de Suecia
5/6

Cristina de Suecia

No se conocen a ciencia cierta los motivos que llevaron a Cristina de Suecia a renunciar a la corona. En cualquier caso, fue una mujer que quiso vivir la vida a su manera. Corría el año 1654 cuando se ratificó su renuncia, tras negarse a contraer un matrimonio concertado.

Algunos historiadores aseguran que su retirada de la familia real tuvo que ver con el amor, ya que podría haberse fugado con su prima Ebbe Sparre. Otros, sostienen la teoría de que se convirtió al catolicismo. No está claro, pero sí se sabe que murió en Roma, ciudad a la que fue tras abandonar Suecia.

Friso de Holanda
6/6

Friso de Holanda

Friso de Holanda decidió casarse con Mabel Wisse, una mujer que no era bien vista ni por la reina Beatriz ni por el Gobierno por su presunta relación con los servicios secretos holandeses y el narcotraficante Klaas Bruinsma. Friso de Holanda renunció a su puesto en la línea de sucesión para casarse con ella, matrimonio que se contrajo en 2004.

Se mudaron desde Holanda hasta Londres, donde permanecieron hasta 2013, cuando Friso murió a consecuencia de un accidente de esquí.