Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La cantante María del Monte / EP

Primeras palabras de María del Monte tras el Orgullo: "No me he escondido nunca de nada ni de nadie"

La cantante andaluza anunciaba en el Orgullo LGTBIQ+ de Sevilla que tiene novia desde hace más de 20 años

3 min

María del Monte está desconcertada. Así se desprende de sus primeras palabras tras dar a conocer que tiene novia desde hace 23 años

"La habéis liado vosotros, yo no", le espetaba a los colaboradores de Sálvame este viernes. Lo que tiene claro es que "yo no tengo nada que confesar" porque "confesar se confiesa un delito" y ella no ha cometido ninguno.

Amor

Salir del armario tampoco le gusta. "¿Cuándo he estado yo en un armario?", pregunta. "Yo no me he escondido nunca de nada ni de nadie", señala. Sus amigos y sus conocidos sabían de su vida personal, sólo ha guardado su vida privada, en privado.

"Yo cuando tengo una pareja no quiero que ande ni delante ni detrás, quiero que ande a mi lado", sentencia. Yo no le he puesto, ni apellido no por ocultismo sino por respeto", defiende en relación a que nunca haya presentado a su pareja. Por eso, pide respeto a la libertad de mantener su vida en privado. Y espera que se la respete. "¿Por qué no deberían hacerlo ahora?", inquiere.

Derechos

"Yo voy a seguir luchando por tener mi vida, por que mi intimidad siga siendo mía", subraya. No quiere que le hable de ser ejemplo, ni de ayudar a nada a nadie. "La cosas son más simples", defiende. Y es que considera que nadie está obligado a decir o no a quién ama.

"Todos tenemos la obligación de dar normalidad a todo porque cuando esto deje de ser noticia será normal", precisa la cantante. "Ayer veía caras de ilusión, de unas madres con sus hijos para que sus derechos sean defendidos. Es lamentable que se tengan que defender esos derechos", apunta.

Libertad

"El derecho a ser libre y a amar lo tenemos todos", recuerda. Ella lo ha hecho. Y por mucho que digan "he sido feliz, no me he escondido de nadie", insiste. Y desea que todos lo puedan ser.

La tonadillera lo único que pide es que se la respete como hasta ahora se le ha hecho. De hecho, no lo pide, sabe que así será. Eso sí, lanza una advertencia para cuidar esta libertad "para que no esté en peligro".