Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La princesa de Gales, Kate Middleton / EP

El peso del icono de Lady Di cae sobre Kate Middleton tras ser nombrada princesa de Gales

El Carlos III otorga el título a su hijo William y a su esposa en su primer discurso como rey de Inglaterra

3 min

Ya hacía tiempo que la sombra de Diana Spencer perseguía a Kate Middleton. Ya el anillo de compromiso que le dio William cuando le pidió casarse con ella era el mismo que en su día el ahora rey Carlos regaló a Lady Di en señal de su amor hacia ella.

Desde entonces, esta no ha sido la única joya de Diana que la duquesa de Cambridge ha lucido en diversas ceremonias, bodas y actos públicos. Tras el nombramiento de Carlos III como rey de Inglaterra, en cambio, los lazos con Spencer son todavía más.

Nombramiento oficial

En su primer discurso como rey en el que ha comunicado el duro golpe que ha supuesto para él, la familia y buena parte del mundo la muerte de Isabel II, el monarca ha hecho público los "cambios" que hay en la familia real británica.

El más obvio es lo que tenía que ver con el mismo Carlos, el otro que William pasa a ser el sucesor como estaba previsto y que tanto él como su esposa, "Catherine", son nombrados príncipes de Gales. Eso convierte a Kate en la nueva princesa de Gales o para algunos, la nueva Lady Di.

Confianza plena

Por muy esperado que pudiera ser para muchos, el título de príncipe de Gales no se hereda, el rey o reina te lo han de conceder. De hecho, desde la muerte de Diana nadie más había sido nombrada princesa de Gales, Camilla fue nombrada duquesa de Cornualles.

Carlos III lo ha tenido claro, su hijo mayor y su esposa deben ostentar este título. Está convencido de que ella y su hijo, bajo este título, "continuarán inspirando y liderando debates nacionales y poniendo en el centro de las conversaciones a los más desfavorecidos para que puedan recibir la ayuda vital que necesitan". 

La sombra de un icono

El cargo tiene su peso, especialmente por el recuerdo que muchos tienen de la princesa Diana. Han pasado 25 años desde su muerte, pero durante este tiempo el icono se ha convertido casi en un mito.

Si en su día los recelos de una buena parte del mundo recayeron en Camilla Parker Bowles, la boda de William, que siempre ha tenido presente a su madre, hicieron que los ojos se desviaran hacia Kate. Cada joya, vestido y acto benéfico o solidario en el que participa han sido comparados con otras acciones de Lady Di. Ahora que ostenta el título de princesa de Gales no va a ir precisamente a menos.