Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Isabel Pantoja llegando a Buenos Aires, Argentina / MEDIASET

Las peripecias de Isabel Pantoja para llegar a Argentina

La tonadillera regresa al trabajo con una gira de conciertos por Latinoamérica con los que espera saldar sus deudas en España

3 min

Isabel Pantoja ha vivido una auténtica odisea para llegar a Argentina, donde pretende regresar al trabajo por todo lo alto con su gira de conciertos Enamórate. La tonadillera abandonaba España el sábado pasado desde el aeropuerto de Sevilla de riguroso luto desde la muerte de su madre. Sin embargo, han sido muchas las peripecias que ha vivido hasta llegar a Buenos Aires. 

Según ha informado Leticia Requejo, la periodista de El Programa de Ana Rosa enviada a Latinoamérica, el avión en el que se encontraba la madre de Kiko Rivera tenía previsto llegar ayer al mediodía. No obstante, había mucha niebla y la aeronave no pudo aterrizar en pista, por lo que fue desviado a Montevideo, Uruguay

Largo viaje hasta su destino

Este cambio de planes desesperó a la artista que, tal y como explica la reportera, "se puso nerviosa esperando tres horas dentro del avión". Por eso, la opción más viable para llegar a su destino era viajar en ferry. Así las cosas, su llegada fue de todo menos triunfal: para despistar a la prensa, la Pantoja decidió salir por la puerta de mercancías, donde sale el equipaje habitualmente. 

Cartel de un concierto de Isabel Pantoja / REDES
Cartel de un concierto de Isabel Pantoja / REDES

Se trata de una de las exigencias que la tonadillera habría puesto en su viaje a las Américas. Al parecer, habría vetado a los periodistas más influyentes del país, como por ejemplo a Susana Giménez, para no tener que ser entrevistada y dar declaraciones sobre su vida personal y problemas económicos. Algo que ha impactado mucho a los periodistas argentinos, ya que ningún otro artista había hecho algo parecido antes.

Llena de excentricidades

De hecho, solamente al programa Farándula Show habría conseguido las primeras imágenes de la folclórica en su llegada a Argentina. Aunque estaba visiblemente molesta y aturdida por la presencia de los medios, Isabel tuvo unas palabras con el periodista del espacio: "Muy bonito todo, estoy muy bien". Con sus habituales gafas de sol y la mascarilla, la tonadillera tiraba besos a las cámaras cual diva.

Así las cosas, la Pantoja solo querría centrarse en su concierto, por lo que habría decidido quedarse recluida en su hotel de cinco estrellas. Un lugar, por cierto, lleno de lujos. Según informa Leticia Requejo, la noche cuesta 2.000 euros y la tonadillera estaría en la suite donde, hace un par de días, se alojaba Robert De Niro. ¿Cómo te quedas?