Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Iñaki Urdangarin llora junto a Ainhoa Armentia / MEDIASET

Sale a la luz el motivo del llanto desconsolado de Iñaki Urdangarin en un coche con Ainhoa Armentia

El exduque de Palma "recibió la negativa del FC Barcelona para tener un trabajo estable como asesor deportivo"

3 min

Impactantes fueron las imágenes que publicó la revista Diez Minutos hace un par de semanas en las que se veía a Iñaki Urdangarin llorando desconsoladamente dentro de su coche en Vitoria acompañado de Ainhoa Armentia. Una desoladora estampa que no tenía explicación. Hasta ahora. 

La noche del domingo 28 de agosto se emitió en Telecinco el especial sobre la ruptura entre el exduque de Palma y la infanta CristinaCristina de Borbón. Rota de amor. Ha sido Paloma García Pelayo la encargada de desvelar el motivo por el que Urdangarin se encontraba tan triste y nervioso.

Duros momentos

Tal y como cuenta la periodista, "esas imágenes corresponden al 28 de julio" e Iñaki todavía "no se ha reunido con la infanta Cristina en Bidart, aún no se han visto". Así las cosas, el exbalonmanista se encontraba de lo más "desolado y deprimido tanto como para llamar a su novia para pedirle unos instantes, apenas 20 minutos, de atención". 

Es por ello que Ainhoa Armentia acudió a donde se encontraba su chico, que había aparcado el coche cerca del despacho de abogados en el que ambos trabajaban, Imaz & Asociados en Vitoria. Cuando el ex de la infanta Cristina rompió a llorar desconsoladamente, su pareja intentó calmarlo y consolarlo dándole un abrazo. 

Razones de peso

Tras ese breve pero intenso encuentro en el que Armentia no consigue calmar a Urdangarin, "Ainhoa regresa a su puesto de trabajo". Sin embargo, Ikañi seguía roto: al parecer, tal y como desvela Mariángel Alcázar, "esos días recibió la negativa del FC Barcelona para tener un trabajo estable como asesor deportivo dentro del club".

Pero no solo eso, sino que también por aquel entonces "se le negó el permiso para viajar a Estados Unidos", por lo que no podía asistir a la boda de sus sobrinos. Una situación que llegó al límite tras los duros meses que había vivido con su familia, tras salir a la luz su relación con Armentia y la posterior separación de la infanta.