Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La banda Medina Azahara

Medina Azahara: “El reguetón y la música latina gozan de un apoyo que no tienen los demás"

Manuel Martínez repasa la trayectoria de la banda antes de iniciar su gira de homenaje a Triana, referente del rock andaluz

13 min

Medina Azahara lleva 41 años en el mundo de la música. Son todo un referente en la música española y aún más del rock andaluz. Aun así, su nuevo proyecto es un tributo a otra banda mítica, Triana.

La banda formada por Jesús de la Rosa Luque, Eduardo Rodríguez Rodway y Juan José Palacios Tele tuvo una corta trayectoria (1974-83), pero marcó una era. Y ahora, uno de sus herederos quiere agradecerle el camino que abrieron.

Giras y transformaciones

Medina arranca una gira de conciertos este 15 de abril en el Teatro Nuevo Alcalá de Madrid en homenaje a Triana que prevé como “un antes y un después” en la trayectoria de ambas bandas. Y, además, anuncia grandes sorpresas.

Crónica Directo ha hablado con Manuel Martínez (Posadas, Córdoba, 1951) para conocer detalles del momento que vive la banda, la afectación de la pandemia y los cambios en el mundo de la música en estos 40 años. Unos cambios en los que pueden ver lo bueno y lo menos bueno.

Homenaje de Medina Azahara a Triana
Homenaje de Medina Azahara a Triana

--Pregunta: En su rueda de prensa prometen un gran espectáculo. ¿Qué se van a encontrar los espectadores en esta gira homenaje a Triana?

--Respuesta: Va a ser un homenaje espectacular a una gente que lo han hecho todo en la música y va a ser muy bonito y acogedor. Habrá partes musicales, muchas voces… un espectáculo grandioso. Son las canciones de Triana desde un prisma distinto, meteremos coros y cositas que se descifrarán en el escenario.

--¿Habrá invitados?

--Con el protocolo Covid dan pocas opciones. Nosotros ya somos suficiente gente. Habrá una chica que baila, un guitarrista flamenco, un toque eléctrico. Todo para que la gente pueda disfrutarlo con este homenaje a Triana.

--Anteriormente ya versionaron algunas canciones de Triana, ¿qué les ha llevado ahora a dar el paso definitivo con este tributo en toda regla?

--Cuando la pandemia empezó a circular, hablábamos entre nosotros y un día nos preguntaron si queríamos hacer un homenaje a la banda y aceptamos. Además, nos ofrecieron unas condiciones extraordinarias en cuanto puesta en escena, calidad de sonido; todo lo que los músicos sueñan. Llegamos a un acuerdo y hace casi un año empezamos con ello. Elegimos las canciones que pensamos que son las más representativas de Triana y las intentamos hacer lo más parecidas posibles.

--¿Se les ha reivindicado poco?

--No solo a Triana, sino a todo el rock andaluz, que fue un movimiento muy fuerte que surgió en los 70 y fue bastante grande. Triana abrió las puertas con el disco El Patio, pero le costó dos años llegar al éxito y la gente se empezó a unir a este movimiento, como nosotros, que llevamos 41 años en la música. Pero sí es cierto que, a partir del 82-83, no se reivindicó demasiado el rock andaluz para dar la potencia que la gente pensaba que tenía.

--¿A qué creen que se debe?

--No hay ninguna mano negra, simplemente despiste, como decía Rosendo (ríe). Es más difícil llevar a un solista que a un grupo. En las bandas son varias personas con identidad propia; algunos grupos son reivindicativos y a la gente no les cuadra. Pero hay grupos que han llegado muy lejos y han llenado grandes estadios. Y nosotros somos de esos, la llama sigue ahí.

--¿Cuál es el secreto para estar más de 40 años?

--Quedamos parados del éxito desde que empezamos. Igual es la cabezonería o que no sabemos hacer otra cosa. Lo que nos gusta es el rock, hacer música, probar cosas nuevas y seguir adelante. No descarto nunca pisar el fracaso que te lleva a la ruina personal y artística, por lo que hay que reinventarse en cada disco, en cada actuación. Además de la gente que nos sigue, que es increíble.

--¿Esperaban este éxito?

--Cuando empezamos queríamos ser los Rolling Stones, un grupo sin fecha de caducidad, pero todo dependía del público que nos acompañase y de las discográficas. Empezamos con una multinacional, la CBS, y luego nos hemos reinventado. Cuando no tuvimos compañía nos grabamos un disco nosotros mismos hasta que llegó otra compañía. Nuestro objetivo es ser longevos, pero ese depende del público.

--Y en todo este tiempo y con la fama de que en el rock a veces surgen conflictos entre bandas, ¿les ha pasado?

--No, al menos que nosotros sepamos (ríe). Cuando Triana estaba vivo muchos empresarios nos querían picar, pero siempre nos llevamos estupendamente y nos reíamos. Y al encontrarnos en los escenarios y en las calles nos llevábamos estupendamente. Pero así con todos los grupos, grandes o pequeños.

--¿Cómo han vivido los cambios en el mundo de la música?

--A todos los grupos nos ha afectado. A los grandes, de forma negativa, y a los pequeños grupos que surgen les supone un valor añadido porque pueden grabar en su propio estudio, sacar un disco y venderlo incluso por internet. Hay miles de ventajas que antes no teníamos. Antes dependías de poder sacar un disco con una compañía, que les gustasen los temas, mil cosas. Son cambios que ayudan a los músicos en sí. Siempre habrá a quien le vaya bien y a quien le vaya mal, pero la tecnología siempre es para ayudar.

El grupo Medina Azahara
El grupo Medina Azahara

--¿Se echa de menos la apuesta por los instrumentos con tanto autotune?

--Tiene que haber de todo. Los instrumentos no creo que vayan a perecer. Cada movimiento tiene que vivir por sí solo. Por ejemplo, el reguetón y la música latina que se oye ahora gozan de muchísimo apoyo que no tienen los demás, y si llevas tiempo igual te cuesta más meter mano. Pero el rock nunca ha contado con la ventaja de nadie y estamos acostumbrados.

--¿Cómo afecta actuar en pandemia? Fueron de los primeros en tocar tras la primera ola, el 28 de junio de 2020 en Córdoba.

--La primera vez, imagínate. Nosotros no estamos acostumbrados a tocar para una minoría de gente y que esté sentada. Ese momento fue de ilusión y de reflexión al no ver a la gente apelotonada gritando, pero los veías en sus sillas, comportándose de forma maravillosa cantando. Luego ya nos acostumbramos. Pero este concierto del Nuevo Alcalá va a marcar un antes y un después en la historia de Medina Azahara y de Triana.

--¿Tuvieron que cancelar algunos conciertos o lanzamientos?

--Yo hice un disco en solitario y Paco [Ventura] también. Y cada uno iba a hacer su gira: yo tenía 34 fechas firmadas, Medina Azahara como banda casi 40, Paco también tenía las suyas. Y seguramente se perderán. Pero ante la pandemia nada se podía hacer. Y cuando te suspenden poco se puede hacer.

--¿Creen que se ha gestionado bien?

--Creo que se pudo haber hecho mejor, sobre todo para la gente del espectáculo, músicos, feriantes. Ha habido ayudas pequeñitas, pero no suficientes para artistas o gente de las ferias, que además han tenido que limitar aforos. La gente que entra es una minoría y cuanta más gente eres más imposible es hacerlo.

--¿Y además de Triana como referente, se ve Medina Azahara referente también?

--Es una pregunta para los otros (ríe). Pienso que sí, llevas 41 años con un estilo musical y actuando por el país y el mundo entero. Por supuesto, somos referentes del rock andaluz. Hay gente que se fija en lo que hemos hecho nosotros, Triana y otra gente de este movimiento. Alejandro [Sanz], [Antonio] Orozco o El Barrio se declaran fans de Medina.

--¿Se sienten identificados con algunas bandas de ahora?

--Yo me identifico con el movimiento en general, porque algunas todavía no son un gran éxito que siguen una misma línea con una voz andaluza, pero con un tono distinto porque son otros tiempos.

--¿Y recuerdan alguna gira o concierto por algún momento memorable?

--Casi todas lo son. Siempre hay algo que te llevas. Pero bueno, la grabación de A toda esta gente fue apoteósica y maravillosa, y luego hubo otra grabación, En directo, en el campo de fútbol de Leganés, que diluviaba y la gente mojándose y gritando "Medina, Medina". Y se grabó con la gente allí. Son anécdotas.

--¿Y desastrosas?

--No recuerdo ninguna y seguro que la hay. Alguna vez te falla el sonido o cosas así, pero trabajamos bastante los ensayos para que entre todos nos ayudemos. Solo con mirarnos sabemos qué vamos a hacer, como grupo lo trabajamos mucho.

--¿Qué les inspira?

--Cualquier cosa. Antes llevaba siempre un grabador de bolsillo y grababa una frase o melodía que se me ocurriera y ahora con el móvil. Yo pienso que componer es sacar tus sentimientos y exponer cosas que convivan con el público. Frases como “Necesito respirar, descubrir el aire fresco, y decirte a la mañana que soy libre como el viento” son cosas que son bonitas y que a toda gente le gusta decir.

--¿Tienen algún proyecto más?

--Tras el día 15 en Madrid, la gira salta al 15 de octubre. Y en verano haremos una gira rememorando el disco A toda esta gente, del 96, que fue la mayor gira que hicimos, un discazo que fue doble platino. Hace falta que nos dejen (ríe). Teníamos giras por Latinoamérica planeadas el año pasado, pero también se cancelaron, pero esperemos que nuestros amigos de México o Miami nos llamen en los próximos meses y podamos hacer algo.