Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Iñaki Urdangarin y su madre, Claire Liebaert / EP

La madre de Iñaki Urdangarin se pronuncia sobre las fotografías de su hijo con Ainhoa Armentia

Claire Liebaert ha confesado que ella era conocedora de la infidelidad del exduque de Palma a la infanta Cristina

3 min

Las reacciones a las fotografías de Iñaki Urdangarin pillado de la mano con otra mujer que no era la suya, la infanta Cristina, sino con una compañera de trabajo, Ainhoa Armentia, no cesan. Mientras que el propio protagonista se pronunció diciendo que ya lo gestionarían "de la mejor forma posible" y su hijo, Pablo Urdangarin, asentía con lo mismo, Blanca de Borbón, prima de la infanta, cargaba duramente contra él

Ahora, sin embargo, ha sido la madre del ex duque de Palma, Claire Liebaert, la que se ha pronunciado al respecto. Fue el programa Viva la vida el que tuvo acceso a las declaraciones más exclusivas de la progenitora de Urdangarin. 

Ella era conocedora de la situación

Liebaert se ha mostrado de lo más prudente y ha asegurado que, "cómo comprenderán, no voy a hacer ningún comentario". Sin embargo, aunque estas escasas palabras no arrojen demasiada luz al asunto, su reacción a si era conocedora de la relación entre su hijo y Armentia ha sido de lo más reveladora. 

"Sí, sí, sí, tranquilo", ha confesado la madre del ex jugador de baloncesto. Por tanto, deja claro que su infidelidad no le ha pillado por sorpresa. Al igual que a sus hijos y a su mujer, la infanta Cristina, tal y como reveló Pablo Urdangarin: “Todos estamos tranquilos, todos nos vamos a querer igual o sea que ya está. No hace falta nada más”.

Otras reacciones

Por su parte, la madre de Ainhoa también ha realizado unas escuetas declaraciones para los medios sobre cómo se encuentra tras la avalancha de atención que está recibiendo su hija: "Estoy muy bien, muy amable". Una familia normal, de un barrio obrero de Vitoria, que se ha visto salpicada por este escándalo.

Esas mismas palabras no las puede afirmar el marido de la protagonista, Manuel. El hombre, de 45 años, llegó al trabajo completamente "abochornado" el día en el que la revista Lecturas sacó dicha información, según confirman sus compañeros. Desde entonces, no ha querido volver a su puesto de trabajo