Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El hijo de Isabel Pantoja, Kiko Rivera, hace un gesto de silencio / EP

Kiko Rivera quiere someterse a una prueba de paternidad para confirmar si su padre es Paquirri

Durante muchos años se especuló con que Isabel Pantoja tuvo una aventura con el doctor Cariñanos, y se llegó a decir que el 'disc jockey' era hijo suyo

3 min

Kiko Rivera no quiere saber nada de su madre. Todos los engaños que ha descubierto lo han llevado a una situación límite, y ya no se cree nada de ella. De hecho, el disc jockey ha llegado a tal nivel de desconfianza que se está planteando incluso sus orígenes.

Concretamente, el hijo de Isabel Pantoja se está cuestionando si Paquirri es realmente su padre o es el fruto de una posible aventura de la tonadillera con el doctor Cariñanos. Un rumor que hace años que corre por la prensa rosa, y que pronto podría resolverse: Kiko Rivera está dispuesto a realizarse una prueba de paternidad.

¿Son ciertos los rumores?

Según ha informado Socialité este sábado 13 de marzo, el marido de Irene Rosales podría querer hacerse una prueba para saber determinar si realmente es hijo de Paquirri. Y es que durante muchos años, se rumoreó que Isabel Pantoja tuvo una relación sentimental con el doctor Cariñanos, y que Kiko era hijo del sanitario.

Francisco, uno de los hijos del mencionado doctor, ha asegurado ahora que el disc jockey se ha puesto en contacto con él para hacerse conjuntamente una prueba de ADN. Un gesto con el que despejaría por completo todas sus dudas, aunque podría cambiar por completo su vida.

Podría reclamar dos herencias

Si Kiko Rivera decidiera realizarse la prueba y ésta determinara que es hijo del doctor Cariñanos, el músico seguiría teniendo derecho a la herencia de Paquirri porque nació dentro del matrimonio entre el torero e Isabel Pantoja, y fue reconocido por el propio diestro. Una acción que le otorga el derecho a ser heredero sea o no hijo biológico.

Pero además, podría reclamar la parte de la herencia que, por ley, le corresponde a los hijos probados del médico. Así pues, Kiko Rivera podría recibir en torno a 180.000 euros por tratarse de un hijo de asesinado por ETA --el doctor Cariñanos murió a manos de la banda terrorista en el año 2002​-- y esto, además, otorgaría al músico derechos especiales.