Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Jorge Javier Vázquez / MEDIASET

Jorge Javier Vázquez carga contra Putin: "una persona con las capacidades mentales alteradas"

El presentador pone en duda la respuesta internacional: "¿Cómo puede permitir un mundo tan aparentemente civilizado que un país esté gobernado por un loco?"

3 min

La guerra de Ucrania no se detiene. 20 días después del primer ataque, Rusia no cesa en sus ataques a la población y los muertos se cuentan por miles y los desplazados por millones. La indignación ante la situación es mundial y Jorge Javier Vázquez también ha querido decir la suya.

El presentador de Sálvame se suele meter en política nacional cuando una noticia le impacta. Este es internacional, pero de suma trascendencia para que él se quede callado. Él mismo se justifica: “en épocas como estas uno no tiene muy claro qué escribir en este blog”.

Preguntas sin resolver

La invasión rusa se cuela en nuestras casas, supermercados, economías. “Por la televisión no dejan de emitirse terribles imágenes de refugiados que vagan en busca de paz”, añade JJ, al que también le asaltan muchas preguntas.

“¿Qué se le pasará por la cabeza a Putin cuando vea esas imágenes de niños con la mirada perdida? ¿O esas otras de adultos que lloran desconsoladamente porque no saben qué futuro les espera?”, se cuestiona. Claro que su veredicto es claro: “Solo una persona con las capacidades mentales alteradas puede poner en marcha una guerra tan cruel como la que se está llevando a cabo contra Ucrania”.

Críticas

El de Badalona no se queda ahí y pone en cuestión la actuación internacional porque, recuerda, “no es la primera vez que [Putin] lo hace”. “¿Cómo puede permitir un mundo tan aparentemente civilizado que un país esté gobernado por un loco?”.

“Nuestra historia reciente está llena de ejemplos como el de Putin, de ahí que no entienda que nuestra memoria sea tan frágil y se sigan produciendo hechos como este”, sentencia. Pese a todo, llama a mantener la esperanza. “Sigamos jugando, porque lo que no nos pueden arrebatar nunca es la ilusión”, concluye.